Tag Archives: Madrid 2020

¿Madrid 2020 en peligro?

22 Nov

http://www.ivoox.com/alejandro-blanco_md_1583524_1.mp3″

Alejandro Blanco: “Madrid 2020 es la mejor candidatura, ya nos toca”

La candidatura olímpica de Madrid 2020 se la juega el próximo año. El 7 de septiembre, en Buenos Aires, el Comité Olímpico Internacional dará a conocer qué ciudad alberga los Juegos. Madrid, Tokio y Estambul se afanan por convencer con sus dosieres y no dejar nada para la improvisación.

El presidente del Comité Olímpico Español, Alejandro Blanco, es consciente de los puntos fuertes de su candidatura. Madrid tiene la mayor parte de sus instalaciones ya construidas, pero sobre España planea unapreocupante incertidumbre económica. “En la vida si no eres optimista estás perdido, siempre con optimismo”, comienza a responder el presidente del COE.

Para que Madrid 2020 sea una realidad, van a tener que arrimar el hombro tanto el Ayuntamiento de Madrid, como el Gobierno de la Comunidad, el Gobierno de España y las principales empresas del país a través de inversiones privadas.“Me siento respaldado por todo el mundo, si no, no estaría al frente. Es un proyecto que no es ni de una persona ni de una organización, es un proyecto global, tanto de Madrid como de España”, asegura.

Sin embargo, el peso de la inversión lo tiene que asumir el Ayuntamiento de Madrid, con 1880 millones en construcción y mantenimiento de infraestructuras hasta 2019. “Las autoridades de Madrid y de la Comunidad de Madrid nos dan un respaldo total. El objetivo es que el proyecto sea de todo, y el resultado será bueno para toda España”, insiste.

En el COE trabajan a contrarreloj para conseguir inversión privada que sustente la candidatura. Las reglas del juego han cambiado con la crisis, y todas las empresas que apuesten por Madrid 2020 se van a beneficiar de una serie de ventajas videntes hasta 2020, aunque finalmente Madrid no salga elegida.

La fecha clave es el próximo 7 de septiembre, en Buenos Aires, cuando se dará a conocer el nombre de la ciudad elegida. “Tenemos que ser cautos y no despegar los pies del suelo. Falta mucho tiempo, hay que trabajar para intentar convencer a 50 miembros del Comité Olímpico Internacional que la mejor candidatura es la de Madrid”, continúa un sonriente Alejandro Blanco.

Hablar de corazonadas está casi prohibido en la sede del COE después de las dos candidaturas frustradas en 2012 y 2016. “Vamos por el buen camino, pero el secreto es: trabajo, trabajo y trabajo hasta el próximo siete de septiembre”, se autoconvence.

El presidente del COE no quiere ni por un segundo imaginarse en el peor de los escenarios, un nuevo fracaso. Tienen que pelear por los votos de los delegados de América y África, porque los europeos no darán su respaldo. Y menos con la sombra de París que quiere albergar los Juegos en 2024 y que hará lo imposible porque Madrid sufra otro batacazo. “El número tres es el de la consolidación, nos toca. A la tercera va la vencida y ya nos toca ahora”, se repite en voz alta.

 

Madrid se jugará los Juegos Olímpicos “sin un euro”

No hay dinero. Es el mayor problema con el que se encuentra la candidatura de Madrid para albergar los Juegos Olímpicos de 2020, a 11 meses de jugársela en Buenos Aires frente a Tokio y Estambul.

El presidente del Consejo Superior de Deportes, Miguel Cardenal, ha comparecido en la Comisión de Presupuestos del Senado para explicar las cuentas de su departamento previstas para el año que viene, y ha asegurado que no habrá “ni un euro” para la candidatura olímpica. Tampoco va a haber más dinero para el Mundial de Natación de Barcelona que se va a celebrar en 2013, ni para los Juegos del Mediterráneo de Tarragona que se celebrarán en 2017.

El dinero tendrá que salir de la iniciativa privada para la organización de actos y eventos que propaguen la imagen de Madrid 2020. La situación de Madridcontrasta con el poder económico de Tokio. Sin embargo, Japón tiene demasiados problemas energéticos y falta de apoyo popular. Por su parte, Estambul tiene como valores positivos la localización estratégica entre continentes y el apoyo de los ciudadanos. En su contra juegan las infraestructuras de transporte, las inversiones que tendría que acometer y su candidatura para albergar la Eurocopa el mismo año, evento incompatible para el COI como así ha hecho saber.

De momento no estaba mal encaminada la candidatura de Madrid 2020. El pasado 23 de mayo logró la mejor nota en el primer corte para organizar los Juegos, con un 8’08. Tokio sacó un 8´02 y Estambul un 6´98. Doha y Baku fueron descartadas de la carrera olímpica.

Subió la nota española la situación de las infraestructuras. De las 36 instalaciones deportivas previstas, 22 ya están construidas, cuatro hay que reformarlas y sólo quedan diez por iniciarSegún el Comité Olímpico Internacional, la inversión requerida entre 2013 y 2019 asciende a 2403 millones de euros: 905 millones para las infraestructuras pendientes, 1180 para la Villa Olímpica, 318 para el centro de prensa y 2 millones para infraestructuras de transporte. Algunos cambios obligados por la crisis reducirían en un 10% la inversión que hizo pública el COI.

La próxima fecha marcada en rojo es el 7 de enero, cuando las candidaturas deben presentar el dosier definitivo con todos los detalles, desde el legado olímpico hasta la red de transportes pasando por las sedes deportivas. Desde entonces los miembros la candidatura se afanarán en preparar la visita de los miembros del COI. Estarán cuatro días desde el 18 de marzo y examinarán la situación del país, las sedes, el proyecto y los transportes. Llegarán a Madrid justo después de visitar Tokio y antes de pasar por Estambul.

El 15 de agosto se hará oficial el informe que elabore el COI y que otorga una nota a cada ciudad. Y sólo quedará cruzar los dedos e intentar mover las influencias posibles para que el 7 de septiembre de 2013, en la Asamblea General del Comité Olímpico Internacional, suene el nombre de Madrid como ciudad elegida.

Las especulaciones ya han comenzado a correr. Algunas voces sitúan a Estambul como la gran favorita, porque el COI quiere hacer un guiño a Oriente y otorgarle los Juegos a una ciudad de corte musulmán.

 

Al COE la preocupa la imagen de España como un país en quiebra

En la sede del Comité Olímpico Español no hay un día tranquilo. Viven con el nerviosismo lógico previo a la elección de una ciudad para albergar los Juegos, y con la incertidumbre de la situación económica que azota el país y que no parece recuperarse. Todo son malas noticias, los informativos abren con las subidas de la Prima de Riesgo, la bajada de la Bolsa, los seis millones de desempleados… Ni una buena noticia, y el tiempo corre en su contra. El 7 de enero presentan el dosier definitivo, en marzo llega la comisión del COI y en septiembre se decide. Mucho tienen que cambiar las cosas en pocos meses para que la crisis no sea un hándicap definitivo para descartar, otra vez, la candidatura de Madrid.

En las altas esferas del COE tienen el convencimiento de que es la mejor candidatura. Sobre el papel, no le dan opciones ni a Tokio ni a Estambul. El problema es la sensación que se está proyectando de España en el exterior, como un país en quiebra, y eso perjudica hasta el extremo a los intereses de la candidatura.

Lo saben, y quiere atajar el problema de raíz. “Hay que decirle al mundo entero que estamos aquí, hay que intentar cambiar la imagen de España”, se escucha en cada reunión que mantienen los miembros del COE con las autoridades del país.

El baile de cifras es inevitable dependiendo a quién preguntes. En el Comité Olímpico Español trabajan con la previsión de una inversión de 900 millones de euros de capital público en siete años. Lo ven factible. Pero todas sus conversaciones acaban hablando de la imagen de España. “Tienes que convencer al mundo de que la situación de crisis no es sólo en España, pasa en todos los lados. El problema es que aquí abrimos todos los días los informativos y las portadas de los periódicos con la sensación de quiebra, y eso es lo que no puede ser”, protestan desde el COE.

Y una cosa tienen clara por encima de todo, la situación económica tiene que estar estable cuando se vaya a tomar la decisión el próximo 7 de septiembre. “O ganamos o no jugamos el partido”, se escucha en los despachos.