José Ramón Sandoval: “A lo mejor pasan 20 años, pero entrenaré a un grande”

5 Nov

*Entrevista realizada antes de su fichaje por el Sporting de Gijón

José Ramón Sandoval vive pendiente del teléfono. Tiene ganas de hacerse con un nuevo proyecto, de marcar su impronta en un equipo. Bebe fútbol, come fútbol, respira fútbol. Humilde, trabajador, orgulloso, competitivo y soñador. Lo ha apostado todo por ser entrenador en Primera División. Descubrimos cómo y por qué lo ha conseguido. No es de estrañar.

¿Se considera un entrenador exigente?

Cuando estás de entrenador tienes que ser exigente, tienes que hacer que la gente sea competitiva, porque si no nunca alcanzas el objetivo. Tienes que competir en todo, hasta en la ducha, por coger el agua calentita, la toalla… hay que competir por todo en la vida, yo se lo hago ver a mis hijas, hay que competir y buscar objetivos siempre si no quieres caer en la monotonía.

Hay quien dice que la labor de un entrenador en un partido se acaba cuando da el once inicial, el resto es cosa de los jugadores.

Si tienes un Barcelona se acaban las tácticas, pero si tienes que estar recordándole la calidad del contrario, las coberturas, el equilibrio entre líneas, las permutas, los desajustes… eres pieza fundamental dentro del esquema, tienes que recordar, ejercer como entrenador  y preparar a varios jugadores para que dentro del campo haya pequeños entrenadores. Es preparar a los jugadores a ser pequeños entrenadores. Muchos entrenadores no quieren que sus jugadores sepan demasiado y que no ejerzan jerarquía, es todo lo contrario, si saben más que tú mejor, si son mandones mejor, porque con 80000 espectadores tú no llegas al jugador, pero si tiene uno al lado que le esta recordando cosas, tú le dices algo y es una pequeña pincelada para que se le encienda la bombilla.

Guardiola tenía un Barcelona, pero también manejaba las tácticas.

Es bueno un Guardiola dentro y fuera del campo. A mi me ha demostrado que los partidos los gana él también. Con nosotros en el Camp Nou cambió tres veces de sistema en treinta minutos, resolución de problemas, es como el ejército.

¿Tiene un método de trabajo preferido?

A mi me gusta el método de trabajo de resolución de problemas, que tú en el entrenamiento le vas marcando al jugador una serie de pautas y el jugador va buscando el problema y la solución, y luego en la competición el jugador vuelve a tener esa confianza y ese estímulo de lo que ha entrenado.

¿Se apoya en su cuerpo técnico o son figuras de adorno?

A mi me gusta delegar mucho en mi cuerpo técnico, en sus implicaciones dentro de lo que trabajamos, darles pequeñas connotaciones a cada uno para que se sientan responsables. En sus parcelas son los mejores, una vez supervisado por mí, ellos son los responsables. Me gusta que mi segundo entrenador trabaje la estrategia ofensiva y defensiva de los córners. Va acoplando cosas suyas a los entrenamientos, siente el equipo como suyo, le doy el cargo porque yo quiero que él se sienta entrenador. Él hace de poli bueno y yo de poli malo, muchas veces te sujeta por detrás. Si no le hiciera caso nunca, no estaría a mi lado.

¿Cómo estudia a su equipo en el transcurso del partido?

Cuando empieza el partido el segundo entrenador se fija solo en el rival, movimientos, variables tácticas… Cuando acaba el primer tiempo me hace un pequeño informe con varias cosas que el rival hace, más lo que yo he visto de mi equipo, más lo que trae el scaouting, hacemos el resumen y en tres minutos se lo damos al jugador. El scaouting nos manda a tiempo real al Ipad al banquillo imágenes de cosas que le pedimos para rectificar, y estadísticas.

¿Le gustaría más vivir el partido desde la grada para poder ver la evolución y poder modificar al equipo? 

Desde el palco quieres dar instrucciones y no puedes, el partido hay que verlo abajo, hay que vivirlo. Yo siempre he ido de traje, para mi el partido es un acto espectacular, siempre mi traje, es un día de fiesta, el partido es como cuando te casas, esos 90 minutos que nadie mes saque de la película. Cuando me expulsan no lo siento por el partido que me han expulsado sino por los que me pierdo después.

Esta temporada los entrenadores están siendo expulsados con bastante facilidad.

Han dado una norma a los árbitros que premian más si echan a un entrenador, y no pueden moverse del banquillo. Yo acostumbré a meterme las manos en el bolsillo, porque si tú levantas los brazos son protestas airadas, pero si no, no son. No puedes dialogar. No pasaría si los cuartos árbitros dialogaran en vez de ser un policía. Te estás jugando la vida, ves una acción y saltas y el árbitro te echa, pero es que te sale, hasta cuando estás viendo el partido en la televisión. Dos partidos a un entrenador es como si a un médico le multas y no le dejas salir de casa, no puede operar. Hasta que el colegio de entrenadores no haga fuerza, estamos indefensos. Por lo menos este año los entrenadores del equipo grande no tienen barra libre.

¿Los árbitros favorecen a los grandes?

Hay árbitros que hacia los equipos grandes miden el rasero de una manera, y otros que son más permisivos con algunas cosas, como con Cristiano y Messi. Hay algún árbitro que tiene a algunos jugadores cruzados y a la primera no les perdonan.

¿Hay que proteger a las grandes figuras como Messi y Cristiano?

Hay que proteger a todo el mundo, a todos los futbolistas con ficha profesional. Creo en la igualdad, no en el talento. Es la misma falta juegues en el Real Madrid que en Osasuna, no es diferente si eres Messi o Cristiano.

No ha cerrado usted de la mejor manera posible su paso por el Rayo. En el campo consiguió los objetivos, pero en los despachos llovía demasiado…

Con el tiempo vas aprendiendo muchas cosas, yo he llegado este año nuevo a Primera, y todos los trapos sucios aireados me han perjudicado de cara al exterior. Te sientes incómodo porque veníamos de una situación diferente, nos habíamos dejado el alma por el club, para que no desapareciera, habíamos conseguido ascender de tercera a 2ªB, de 2ª a 1ª, pero la inexperiencia y la falta de madurez en ese aspecto y no haber hecho caso de la gente que me aconsejaba, me hizo actuar mal. Lo mejor hubiera sido ponerlo en manos de un abogado y que un  juez dictaminara. La gente no sabe la historia real, si la supieran sería diferente, y a las directivas de otros equipo les echa para atrás. De las leyes concursales todos salen dañados, todos los capitanes, entrenadores que lo han pasado mal, luego les ha costado colocarse.

Parecía difícil imaginarse un Rayo sin usted el banquillo cuando terminó la pasada temporada.

Me alegro de que el Rayo esté en Primera División y de haber conseguido objetivos, que es lo que debería haber valorado todo el mundo. Lo hemos conseguido todos los trabajadores que hemos estado dentro del Rayo. Yo era el portavoz de la gente. El Rayo para mí lo ha sido todo, me ha puesto en el mercado, me ha hecho presentar mis credenciales como entrenador y tengo que estar eternamente agradecido al club y la afición. Volvería sin dudarlo, pero no con los que están ahora. Si no te quieren lo mejor es no estar. Sé qué es querer a un club, me lo he pasado tan bien, he hecho a tanta gente rayista que no lo era, ciudades que han apoyado que no lo eran… si he puesto mi granito de arena, satisfecho, ahora tengo que defender a nivel personal, y no quiero que se haga público porque ya es una cosa mía, y la vida sigue, entrenaré a otro equipo, otra ciudad y empezar de cero otro proyecto.

¿Ha vuelto a ‘su casa’, Vallecas?

He vuelto a Vallecas, me aboné, tengo dos abonos, fui el primer partido de Liga ante el Granada y ante el Sevilla. Quise evitar que la gente se distrajera, llegué tarde y me fui antes para no armar revuelo.

Sólo nos falta verle entre la hinchada más fiel del Rayo.

Me gustaría ver un partido con los Bucaneros. Me he identificado con el espíritu de las armas, como había que trabajar. Me llaman para preocuparse por mí. Por mi profesión el populismo muchas veces no interesa y tienes que marcar unas pautas. Me gustaría hacerlo pero no puedo ahora. El día que me retire de esto seré libre y podré ir con ellos. Ahora me debo a mi profesión y al club al que vaya, que defenderé a muerte.

¿Se ve más tiempo en el paro?

Me veo esta temporada entrenando, hemos tenido contactos, me suena el teléfono… Lo que no me veo es sin entrenar, mi mujer me echaría de casa, no sé lo que hacer para acumular trabajo, porque soy una persona que se me nota mucho cuando estoy contento y se me nota mucho cuando estoy decaído. Mi trabajo es mi vida, es la primera vez en mi vida que estoy en el paro, he cotizado desde los 17 años hasta los 44. Dejé el negocio familiar porque aposté por el fútbol, este año estoy de espera.

Ahora tiene buen cartel en España.

Soy un entrenador que todavía tengo que demostrar mi trabajo. No le voy a hacer ascos a una Segunda División, creo mucho en el trabajo que hacemos mi cuerpo técnico y yo, estoy seguro de mí  mismo y me da lo mismo la categoría, en cualquier proyecto daríamos ese matiz de ilusión  y lucha por lo que queremos. Me considero una persona que puedo transmitir valores que se han perdido en el fútbol profesional, porque venimos del fútbol amateur, y hay muchas cosas del mundo del fútbol amateur que hay que llevar al fútbol profesional, para que la gente sepa que todavía hay que hacer las cosas con sentimiento. Lo profesionales minimizan muchas cosas…

¿Aprovecha para estudiar ahora que tiene más tiempo libre?

Estoy reciclándome, lo hago continuamente, también cuando trabajo. Ahora veo métodos de trabajo hasta de China. Hemos hecho un esquema de trabajo con mi cuerpo técnico y estamos haciendo un análisis de todos los equipos y jugadores de primera y segunda, analizando el por qué de las cosas. Nos fijamos en las cosas que se están haciendo bien. A nuestro método de trabajo le estamos ampliando el abanico. En los equipos a los que podemos ir no podemos tener todo lo que querríamos. En el Rayo teníamos 5 GPS, no más. La idea la llevamos y a trabajar.

Ahora pueden medirlo todo en cada partido y en cada entrenamiento. 

Somos amantes de las nuevas tecnologías, analizamos mucho el por qué y el para qué de las cosas. Hacemos trabajo exhaustivo, con pocos medios se pueden tener grandes objetivos. Cualificar cargas de trabajo que es importante.

En Vallecas no podíais tener todos los medios que queríais, ¿es un club tan diferente al resto?

El Rayo es como una religión, es un club diferente en todos los aspectos, para lo bueno y para lo malo. Te tienes que enganchar, tienes que entenderlo, que sentirlo y ver las cosas positivas para tirar para adelante. Todos los entrenadores deberían empezar por un Rayo Vallecano, a mí me ha servido de experiencia. No sería quien soy sin el Rayo.

Usted que viene desde el fútbol modesto, habrá notado un gran salto en Primera División… 

Empecé en tercera división, el campo artificial no podían regarlo, contrataba de mi suelo un cámara para estudiar rivales, lo presentábamos en el vestuario en la pared cascada con un proyector chiquito. Vengo de campos de tercera, cuando llegué a Segunda División pegué un saltito, llegué a Primera y di otro saltito, pero me lo imaginaba de otra manera. El primer partido en La Catedral ante el Atlhetic no teníamos ropa para jugar, tuvimos que comprar pantalones blancos en una tienda antes de salir porque no había llegado la ropa. Unas camisetas tenían  publicidad otras no, las tallas eran xs… Media hora antes del partido los jugadores sólo hablaban de la ropa en vez de San Mamés. Era mi estreno en La Catedral, donde yo quería estrenarme. El destino es caprichoso, yo quería empezar la liga en La Catedral, como hubo huelga no jugamos en Mallorca y mi primer partido en primera era en La Catedral, como había soñado, y llegar allí y ver que no teníamos pantalones… me acordaba de mi época de cadetes cuando juntábamos pantalones del año anterior de diferentes colores. Y yo he vivido eso en Primera División. Son anécdotas, piedras que hemos tenido que ir superando y nos han hecho más fuertes, nos han hecho mejores. Luego hicimos un partidazo, empatamos a uno. Vas en el autobús y piensas, si tuviéramos recursos…

No se puede morir sin entrenar a… 

El Athletic es uno de los equipos que sueño entrenar alguna vez en mi vida, Osasuna, Sporting… Me apasionan porque detrás de esos clubes hay alma y sentimiento, igual que en el Rayo, pero a gran escala. Ese carácter es el que a mí me gusta. El entrenador se tiene que sentir a gusto y a la vez arropado por tantos pequeños detalles que al final hacen más grande tu trabajo.

Tiene un estilo que recuerda al trabajo de Joaquín Caparrós. 

Caparrós ha conseguido objetivos, ha sacado valores y jugadores de las canteras, de la nada ha conseguido grandes metas. Conseguir un buen cesto con pocos mimbres es increíble. Siempre estamos valorando el que gana la Liga, el que gana la Champions… La gente se aprovecha luego de su trabajo, en Sevilla y en Bilbao se han encontrado un equipo estructurado y unas ideas y unos métodos. Cuando vas a un club y el entrenador que se va deja unos métodos y una filosofía de trabajo, tú lo palpas. A mi me costó muchísimo porque cuando cojo el Rayo venían de cinco meses con muchos problemas, no había estructura sólida, y tuve que partir de cero. Implantar una filosofía, implantar una meta. Muchas veces tuve que mentir para que se lo creyeran. Yo me tiro al pozo porque me han dicho que hay agua, y se tiran al pozo, y eso cuesta. Se valora mucho los resultados, pero yo valoro mucho por ejemplo lo que ha hecho el Levante clasificándose para Europa League. Para mí es como ganar la Liga o la Champions. O que el Rayo se salve aunque sea en el último minuto, para mi es como ganar la Champions, es lo que se debería valorar más.

El fútbol no pasa por su mejor momento, ¿deberían intervenir los gobiernos?

Los políticos se agarran al deporte cuando quieren, pero el fútbol mueve masas sociales, es un movimiento sociológico impresionante. Una ciudad tienen  dependencia por el fútbol, hay ciudades que se conocen por el fútbol: Villarreal se conoce por el fútbol, Miranda, Alcorcón. Lo que puede hacer el fútbol no lo hace nadie, poner de acuerdo e ilusionar a toda una ciudad. Lo que ha hecho la selección española por la marca España, no lo ha conseguido ningún político. Poner a todos de acuerdo, incluso a nivel mundial… Sólo se quejan por los problemas económicos, los impagos… vamos a ayudar al fútbol, no a nivel económico, pero vamos a enseñar a estructurarles en el equipo, para que la gestión sea buena, y si hay algo sucio fuera.

Con la crisis parece que la sociedad ya no ve con tan buenos ojos el mundo del fútbol.

Hay que fomentar el fútbol base, los valores, cuando estás en la cúspide, no lo puedes olvidar. No me canso de ir a eventos, somos iconos que tenemos que agradecer muchas cosas.

Pero los protagonistas del fútbol, jugadores, directivas, entrenadores… no son nada accesibles, ni para la prensa ni para los aficionados. Hay excesivo hermetismo.

Yo no doy el parámetro de Primera, soy accesible a los medios, y lo que más me duele es que hay gente que se confunde con la accesibilidad. Te llaman porque saben que hablas, Habría que premiar a los que son accesibles con los niños, nunca he negado ninguna fotografía ni una firma a nadie. En el Calderón, del trayecto de la puerta al palco tardé 45 minutos por pararme con todo el mundo. Si yo me niego ha hacer una foto, yo he sido igual que ese, le estoy negando la felicidad y no soy nadie para eso.

Guardiola y Bielsa, por ejemplo, no conceden ni entrevistas. 

Yo no he llegado al nivel de Pep o Mourinho, pero no creo que cambiara mi manera de ser. Al no haber sido futbolista profesional, igual es por eso. A Bielsa le permiten esos métodos de trabajo, pero no los comparto. Mourinho y Guardiola llevan el aislamiento desde que eran jugadores, siguen en esa rutina. No comparto el aislamiento.

¿Ni si quiera cuando se está jugando la permanencia en el último partido? 

Lo más normal es lo que al final te lleva al éxito. La última jornada no nos quedaba más que dejarlo a lo que saliera, poco podíamos decir a los jugadores, sólo quitarles tensión. Un jugador me dijo que en la siesta, en la cama, estaba sudando la gota de nervios, yo nunca había sudado y en la cama, con aire acondicionado, estaba sudando.

¿Trabaja la motivación en el vestuario?

A mi me gusta motivar a la gente Me gusta cambiar, hacer pequeños trabajos con los jugadores, a veces videos de superación no relacionados con el fútbol, otras veces hemos grabado sus propios videos familiares, para que les llegara mejor el mensaje. En el bus llevábamos canciones que luego el speaker las ponía en el calentamiento, todavía siguen sonando las mismas en Vallecas. En el bus cambiábamos, no soy de prohibir pero a veces los prohibíamos los cascos para que no se aislaran y prestaran atención al video.

¿Hace falta mantener al jugador concentrado toda la semana?

Me gusta que no haya relajación en los entrenamientos. Al principio de temporada hacemos dos equipos y todos los viernes jugamos un partidillo. Nada de amistoso, en juego pequeños trofeos, dinero por cada gol encajado, damos premios… Se picaban, les incentivábamos, y les hacíamos competir hasta el día de relajación y pachanga. Cada gol 5 euros cada uno, hacíamos buena hucha. En vez de hacer baño y masaje, organizábamos algo más, una competición de bolos, pint-ball, y nos metíamos dentro de la dinámica de grupo. No soy un tío que invente cosas, pero me gusta darle mi personalidad al equipo.

A veces perdemos de vista que los jugadores son personas, como usted y como yo. 

El jugador profesional es persona, es humano, tiene hijos, está casado, tiene problemas, está triste, es muy joven. Parece que con 32 años son unos viejos, y están en lo mejor de su vida. Tienes que meterles en la dinámica normal, una vida normal. Meten un gol y ves que se chupa el dedo, señala la barriguita… tienes que meterte en eso. Puedo ser una persona que el planteamiento táctico y el trabajo sea estricto, pero que se den cuenta que son humanos. Algunos entrenadores no quieren concentraciones, y otros las prefieren. Cada método tiene su encanto, lo que no se puede es los extremismos, hay que adaptarse a los jugadores.

 ¿Quién es el mejor entrenador?

Para mi el mejor entrenador es el que saca el máximo rendimiento a sus jugadores. Por encima de títulos y otras cosas.

Dígame algún nombre.

Una de las referencias es Vicente del Bosque, por su humildad, las maneras de tratar las cosas, encajar los golpes. En la Eurocopa ha tenido críticas para parar. Él creía en su idea y ha muerto con su idea, con su tranquilidad, sin ponerse nervioso ni encararse con nadie, ha hecho creer a los jugadores lo que estaban haciendo, y esa mente calmada le ha hecho ganar un Mundial y una Eurocopa. Siempre ha buscado el bien de la Selección, él hace lo que cree, le da igual lo que digan los del Madrid, Barcelona o el Athletic. Pero sobre todo por su humildad. Más de treinta seleccionadores se levantaron a aplaudirle, eso no lo ha conseguido nadie. El título de mejor entrenador se lo tenían que haber dado a él.

¿Somos demasiado resultadistas en España? 

Si en vez de conseguir la permanencia desciendo de categoría en el último minuto con el Rayo, hubiera sido catastrófico para mi carrera deportiva. La gente se olvida, da igual que jugáramos mal los últimos seis partidos, se ha cumplido el objetivo y es lo que importa. Al final, bota la pelota en la raya, y la suerte es que vaya para un lado o para otro. Es lo que no me gusta de la gente, lo resultadista que es.

Ahora colabora como comentarista en algunos medios. ¿Le molestaba cuando un compañero de profesión le criticaba? 

Me gusta ser comentarista y es agradecido. A mí no me gusta criticar, me gusta puntualizar y analizar. No me meto con los sistemas de juego, cuento lo que estoy viendo, pero no diría que pondría otra cosa. Me gusta sacar las cosas positivas de todos los entrenadores más que las negativas. Estoy atado de pies y manos y condicionado porque estoy en activo. Es una falta de respeto. Todos los entrenadores tenemos momentos que estás obsesionado y no lo ves, y si otro te quiere pisotear y te lo dice públicamente te fastidia. Todos cometemos errores.

 Mejor detrás del micrófono que sufriendo una goleada en el Camp Nou.

El Camp Nou es una pradera, no es un campo de fútbol. Eso es un campo sin porterías, madre mía, como cuando jugabas por el prado y valía jugar por todo, que saliera por detrás de los pilones y no había fueras. Eso es el Camp Nou. Se ponen a tocar allí y empiezas de un lado a otro y vuelven para atrás, para adelante, para atrás… y piensas, “pero si no ha salido todavía el balón”…

¿Hay alguna forma de ganar al Barcelona? 

Nosotros aplicamos ir a por ellos, a pecho descubierto. Para mí fue uno de los partidos claves de la temporada, se hicieron las cosas muy bien, pero el pequeño error te penaliza mucho en Primera y ante esos equipos.

Ahora Tito ha cogido el testigo de Guardiola. ¿Puede ser este Barcelona mejor que en temporadas anteriores?

Me extraña que el Barcelona de Tito pueda llegar a ser mejor que el de Pep. Puede llegar a ser el Barcelona, pero es muy difícil superar la excelencia de juego que hizo el Barcelona de Pep. Todos los jugadores estaban en su mejor momento. Ahora las comparaciones van a ser odiosas, nunca va a ser un juicio de valor exacto. Superar los 14 títulos de Guardiola es muy complicado.

¿Mourinho o Pep Guardiola?

Futbolísticamente, Mourinho y Pep tienen su encanto. Los equipos de Mourinho practican un fútbol muy directo a portería, muy vertical, buscan mucho la velocidad, llegar lo antes posible al área contraria. El fútbol de Guardiola es un futbol de posesión y temporizar la pelota, medio adormilarte. Es un equipo que te suele tocar por dentro para sacarte por fuera, para luego ir por dentro, para luego rematarte por fuera… y todo te lo remata por dentro. Al Barcelona de Guardiola le regalas las bandas y tienen problemas, es lo que le hizo el Chelsea en las semifinales de Champions. Son equipos que aunque hagas eso te meten gol y si no es porque se han alineado todos los astros, porque te hacen 20 mil ocasiones es de gol.

¿El Barcelona tiene más gol que el Real Madrid? 

A nosotros nos metieron 7 goles de 10 tiros a portería. Cuando el Barcelona tiene efectividad máxima, la goleada es de escándalo. La superioridad técnica de los jugadores del Real Madrid tapan mucho las carencias tácticas.

Como entrenador, ¿a quién es más fácil meterle mano, al Madrid o al Barcelona?

Es más fácil parar al Madrid que al Barcelona. A un Madrid le tapas dos cosas y les puedes parar, tapas la idea del entrenador. Al Barcelona, le tapas las ideas del entrenador y tiene tantas variantes de los jugadores que se acaban las tácticas, coge el balón Messi, se quita dos jugadores de en medio, y ya se te ha jodido la táctica. Contra el Madrid paras a Xabi Alonso  y a arriba ya no llegan balones. El Madrid tiene  juego vertical, directo y preciso, es el equipo que mejor tiene el contragolpe a una velocidad abismal. Cristiano Ronaldo corrió a una velocidad máxima de 32 km/h con el balón y mi jugador hacía picos de 27 km/h y no lo pudo alcanzar. Nos hicieron un gol en seis segundos en una contra. Es como cuando ves a Usain Bolt, entra riéndose y si le hace falta más tira más, es imposible. Al Madrid le das espacio y eres hombre muerto, si le tapas espacios le cuesta pensar, es un equipo que tiene mucha calidad pero le puedes crear problemas. Al Barcelona le tapas espacios y no sé por qué,  te hace tiki-taka y con una posición de cuerpo se han ido de tres jugadores. Es diferente. Mourinho ha ganado todo con varios equipos. Guardiola también ha ganado todo, pero ahora hay que verlo en otro equipo y con otros jugadores, a ver si es capaz. En el Barcelona Guardiola era capitán general, tenía jerarquía y entrenaba a la carta, cuando quería y cómo quería.

 Guardiola tuvo carta blanca.

Guardiola ha sido nuestro hermano mayor, nos ha abierto las puertas a todos los que venimos de abajo. Para llegar al Rayo Vallecano yo puse el ejemplo de Guardiola. Valoro que llegó con paso firme y con las ideas muy claras, sabía a lo que venía. Cuando llegas a un sitio no te pueden ver dudar por nada, aunque tengas que quitarte al mejor del equipo. Si lo haces es porque has estudiado muy bien al equipo. Guardiola es muy buen estratega, estudió muy bien y como estaba dentro del Barcelona sabía los problemas que había, y que no le iban a exigir ganar la Liga el primer año, se quitó jugadores para hacer más grande  a Messi, Xavi e Iniesta, porque otros jugadores les hacían de menos (Ronaldinho, Deco, Eto´o). Xavi e Iniesta no eran tan grandes.

¿El Barcelona es un equipo de toque o de presión?

El Barcelona es un equipo de toque pero es un equipo que va de la mano de la presión. Es un equipo muy equilibrado. Toca, pero se van moviendo todas las piezas al ritmo que van tocando. Juegan con siete líneas, portero, dos centrales, laterales, pivote, dos medios centros, delantero. Siempre marcan siete líneas, por eso siempre hay punto de apoyo. Es como cuando el resto de equipos entrenamos con un jugador comodín para generar superioridades. Al Barcelona le expulsan uno y no se nota; dices, ahora estamos iguales. Siempre tienen superioridad numérica. Su esquema de juego y su posición parecen más. Cuando pierden la pelota arriba, están tan bien colocados, que la  presión la ejercen porque sí, solamente con la colocación. El que pierde la pelota va al jugador del balón, dejan la banda contraria libre y obligan al equipo contrario a dar el pase para provocar el error. Hacen una presión muy conjunta.

Cuando uno va a jugar al Camp Nou, ¿entra al campo con el partido perdido? 

Yo creía que podía ganar en el Camp Nou, pero tenían que salir todas las cosas bien y al Barcelona no le tenía que salir su partido. Guardiola antes de acabar el partido me dijo “olé tus huevos” por el planteamiento que hicimos. Nos dijo que éramos unos valientes. Pero es muy listo y me ganó la partida. Le pillamos las cosquillas a Piqué y entonces puso a Mascherano, ahí me ganó. Les hicimos pensar que no veas. Le hicimos el 43% de posesión. De su 57% de posesión, el 30% lo hicieron en campo propio.

 Tu estrella el año pasado era Michu, ¿te sorprende el rendimiento que está teniendo en la Premier? 

A mí Michu no me está sorprendiendo, he trabajado con él un año. Yo cuando lo fiché no estaba así, lo hicimos así aquí. Le hicimos creer en él. Para adelante presiona muy bien, para atrás presiona muy mal, no es jugador de centro del campo, ejerce como segundo delantero. Las presiones para adelante son brutales porque él abarca mucho porque tiene una zancada muy larga. Si le dejas un metro date por jodido, te gana. En Inglaterra todas las presiones son para adelante. Yo sabía que en Inglaterra Michu iba a destacar. Nosotros hicimos el equipo a favor de Michu, fiché a diez para que jugaran alrededor de Michu. Yo creía en Michu, y él me lo demostró con 15 goles en Liga y 4 en Copa.

 ¿Qué piensa uno cuando se ve en el Bernabéu, Camp Nou, San Mamés? ¿Le da tiempo a disfrutar? 

Una fiesta, estar en los grandes estadios, disfrutaba el momento, iba con los deberes hechos e iba a disfrutar. Otra cosa que luego me pusieran las preguntas retorcidas. Como soy un ganador nato, si va mal las cosas, estoy analizando todo, muevo las piezas, doy soluciones a los jugadores. A veces se bloquean los jugadores y te pide soluciones. Otras veces te las dan a ti. Estas viendo el partido  todo el rato y en tensión.

El Rayo vendió cara la victoria ante los grandes en sus campos. 

En El Bernabéu Mourinho estuvo todo el partido de pie y en el Camp Nou Guardiola también, y con otros equipos están sentados viendo el partido y disfrutando. Mourinho tuvo que hacer un cambio en el minuto 30, Lass por Özil, eso es porque el rival le estaba superando. Y Guardiola cambió tres veces el sistema. A la guerra no se puede ir con pistolas de agua y nosotros íbamos con pistolas de agua. Nosotros podíamos asustarles un poquito, pero no matarles. Por eso salí muy satisfecho de los dos campos, por la actitud y comportamiento de mis jugadores, aunque no me llevara el premio. Te vas satisfecho por poner contra las cuerdas a un rival superior a ti.

Puede fardar de haberse medido a los entrenadores más grandes. 

Yo competía contra Mourinho que ha ganado la Champions y contra Guardiola, y yo soy un aspirante, y con los guantes desabrochados. Yo sabía lo que tenía y estaba satisfecho, siempre peleaba. Transmitía tanto a mis jugadores que después de perder contra el Real Madrid un jugador me dijo: “Mister, yo he estado en el Atlético de Madrid y nunca salía creyendo que íbamos a ganar al Madrid, y aquí en el Rayo  antes de empezar el partido creía que le íbamos a ganar y hemos estado a punto”.

 ¿A quién daría el Balón de Oro? ¿Messi o Cristiano? 

Messi y Cristiano son muy diferentes, son los dos muy buenos jugadores, los mejores del mundo. Messi es determinante y Cristiano también. Dos jugadores que llegan a 45 goles, no me puedo decantar por ninguno, me quedo con los dos, son dos mitos que están haciendo historia y va a ser difícil desbancarlos. La suerte de Messi es que está alrededor de muchos jugadores de un perfil muy alto, y Cristaino está alrededor de muchos jugadores muy buenos pero no rayan tan alto como Xavi o Iniesta. Cuando Cristiano no marca la diferencia el Madrid lo nota.

¿ Xavi e Iniesta están al nivel de Messi y Cristiano?

Xavi e Iniesta están al nivel de Messi y Cristiano, incluso, yo soy romántico, y podrían estar por encima de ellos si no fuéramos tan resultadistas y no miráramos los goles. Van a ser los jugadores que con el tiempo se les va a echar mucho de menos. Yo les llamo los abrelatas, por la manera que tienen de desatascar todo. Ven el fútbol de otra manera, piensan antes que tú, es muy difícil hacer lo que hacen, que antes de recibir el balón ya saben dónde lo van a mandar y con un simple control orientado se van de dos jugadores. Es impresionante. Pero aquí se valora mucho el jugador-gol, pero el jugador-creativo, si fueran de otro país estuviéramos hablando de más kilates.

 ¿Y los entrenadores extranjeros también están más valorados?

Los entrenadores extranjeros parten con bastante ventaja, es un tópico en España dar más valor a lo de fuera que a lo que tenemos. Me gustaría que nos diéramos cuenta de que nos quieren a nosotros fuera y estamos haciendo números brutales, pero es un sanbenito que nos lo tendremos que quitar ganando otro Mundial.

¿Le veremos entrenando y predicando fútbol lejos de España? 

Me apetece la liga inglesa, es mi sueño entrenar en la Premier, porque se vive el fútbol de otra manera, es como una religión para ellos, pura pasión, es algo fuera de lo común. He podido ir pero no era el momento. Mi trabajo tiene que tener continuidad en España, tengo que demostrar más en España, coger un equipo con una estructura para poder pelear por otros objetivos. Tengo una familia que cuando me desplace tiene que ser por algo que merezca mucho la pena.

¿Le gusta llegar a ser amigo de sus futbolistas o prefiere marcar distancias?

Hay veces que pierdes pulsos y veces que los ganas, pero que se sepa la jerarquía. Hay que marcar la diferencia, pero me gusta conectar y llegar a ser amigo del futbolista. Si él se confunde es cuando lo marco, si no tienen capacidad de entender lo que le estás dando, yo marcó el territorio tajante, pero sino me gusta que el jugador esté cómodo, relajado, que comente lo que le gusta, ayudarle en los problemas, conversar con él, aconsejarle como si fuera de la familia. Es difícil porque es a base de minutos. Detrás tienen representantes, jefes de prensa, amigos, firmas deportivas, si no juegas eso baja… es un mundo que cuando llegas es cuando te das cuenta.

Ahora parece que todo lo que sucede en el vestuario se acaba sabiendo.

Hay guerras que las tienes perdidas. Lo de Twitter ya es lo que faltaba. Que hables con tus jugadores de una alineación y que al minuto la gente lo sepa por Twitter… eso es una falta de profesionalidad que no existe en otros deportes. Eso sería tabú. Imagínate la estrategia de Ferrari que lo hiciera pública por Twitter el piloto. Pero aquí peleas con 22 egos. Yo soy partidario de prohibir Twitter y Facebook a los jugadores.

 ¿Sigues enamorado del fútbol?

Me enamoré del fútbol desde que nací, mi pasión siempre ha sido ser futbolista. Me truncó mi carrera a los 18 años una grave lesión y me tuve que retirar. Y ya llevo 20 años con el título de entrenador. Empecé muy joven, me apasionaba hacer los entrenamientos en casa. Me ha costado más llegar a la élite por no ser jugador profesional, por eso creo que yo todavía puedo estar bastante mejor, una vez ya he llegado a la élite he visto que aquí se puede vivir si lo haces todo con pasión, le pones alma y eres honrado. Me he rodeado de buena gente, que es  muy importante. He llegada hasta aquí y ahora estoy más enamorado todavía.

¿Aunque el fútbol sea una guerra sin final? 

Yo se lo digo a mis jugadores, dentro del campo eres tú y ese, el defensa no te puede quitar el pan, es una guerra, tienes que anticiparte, pensar antes, luchar… tienes que competir por todo, hasta cuando te quitas la camisa tienes que tener mejor tipo que él. Compite, un tío que compita, si carece de talento llegará siempre. Un tipo con talento, si no compite se hundirá siempre. En el fútbol y en la vida. Hay que ser emprendedor, estar continuamente compitiendo, superando umbrales en la vida para conseguir objetivos o no consigues nada.

 ¿Ha apostado mucho para hacer realidad sus sueños?

El año del Rayo arriesgué mucho, dejé mi negocio. Tenía tres hijas y un nivel de vida alto, y llegó un momento que si no entras… Ese año lo pasé mal, tuve que pedir préstamos. Lo arriesgué todo por ser entrenador profesional. Le dije a mi mujer, “¿apostamos?”, y me dijo, “es el sueño de tu vida, agárralo, si tienes una pequeña oportunidad los vas a reventar”. Y ella que me conoce dijo, “tú no sabes por quién han apostado”. Me empezaron a poner cláusulas y me dijo, “las van a perder todas”, y las perdieron todas.

¿Es su mujer ‘culpable’ de sus éxitos?

Mi mujer es la mayor responsable de mis éxitos. He tenido la suerte de haber coincidido con esa persona, es la que me ha guiado personalmente, es mi segundo yo, me anticipa las cosas. Es más miedosa, pero se siente fuerte conmigo, y me apoya en todo. Me ha consentido todo. En mi etapa de padre tenía el negocio y era entrenador, estaba de seis de la mañana a dos de la madrugada fuera de casa, es muy difícil, pero ella sabía que estábamos apostando, y ha aguantado muchos momentos en los que se ha quedado sola. Ella ha apostado por mi carrera, en todo momento me ha apoyado.

¿Algún día le veremos apoyándole mientras entrena a un grande?

Yo nunca pongo puertas a mi sueño, y mi sueño es entrenar a un grande para conseguir la meta más alta en mi carrera deportiva. Me va a costar más que a nadie, voy a tener que pasar por todas las categorías del fútbol. A lo mejor pasan 20 años, pero no descartes que entrenaré a un grande. Y os volveré a coger el teléfono. Yo siempre.

¿Qué problema hay entre los árbitros y los entrenadores?

4 Nov

En el Comité Técnico de Árbitros están molestos con todo lo que se está hablando sobre las expulsiones de los entrenadores de Primera División. En las primeras diez jornadas, los colegiados mostraron la roja a ocho entrenadores, uno más que en toda la campaña anterior.

“Nunca ha estado autorizado que un entrenador protestara”, asegura un miembro relevante del propio Comité. No tienen permiso para hablar, ni si quiera para defender a su colectivo. Sin embargo, permite que le demos voz, pero que no lo nombremos para no meterse en problemas.

“El árbitro es el que tiene que mandar, no se puede autorizar a los jugadores ni a los entrenadores para que protesten, deben tener un comportamiento irreprochable con el árbitro”, asegura que un tono de enfado preocupante.

Nadie se explica qué ha podido pasar para que de un año a otro los árbitros hayan cambiado su manera de interpretar la normativa. “El problema es que se trata de una herencia del pasado, al árbitro se le ningunea, y eso no puede ser”, reclama.

“Hemos ido permitiendo cosas que han ido creando norma. Es normal que el entrenador proteste, pero no está permitido. Es una costumbre heredada con el paso de los tiempos, pero no se puede protestar, lo dice el reglamento”, continúa. “Es una cuestión reglamentaria”, insisten desde el Comité Técnico de Árbitros.

“El problema es que estaba mal hecho antes, no que ahora haya un problema con la norma, ahora se está aplicando bien”insiste. “La norma está escrita y es una norma internacional, no pasa sólo en España. Es la regla número 5 de la guía universal y no se refiere sólo a los entrenadores, se refiere a todos los oficiales”, recuerda.

No parece fácil el matrimonio y la convivencia entre árbitros y entrenadores. ¿Dónde está el límite? “Hay entrenadores que entran en el terreno de juego, ya no es sólo que se salgan de su área técnica. ¿Cómo se para eso?¿Permitimos al entrenador la protesta? ¿Permitimos que el entrenador intimide al árbitro? ¿Permitimos que el entrenador busque la animadversión del público? No se puede, hay que cortar con eso”, insisten.

Algunas voces aseguran que existe una directriz para que los árbitros mantengan a raya a los entrenadores, pero este extremo lo niegan desde el Comité Técnico de Árbitros. “No hay ninguna directriz como se dice, hay una circular de principio de pretemporada, y en ella se habla en defensa del trabajo del entrenador, es justo todo lo contrario de lo que están diciendo”, se defienden.

Los árbitros mantienen reuniones antes y durante la temporada, pero en las previsiones del Comité Técnico de Árbitros no está pensado tratar el tema porque consideran que no hay ningún problema y que las cosas se están haciendo bien. “El tema no ha sido tratado ni va a ser tratado en las próximas reuniones del Comité Técnico de Árbitros. Se mandó una circular en agosto a todos los árbitros y a los clubes, y en ella no se hablaba sólo de esta norma. No se va a tratar porque no hay ningún problema ni nada que merezca ser tratado”, reconocen.

Los árbitros reciben críticas de los entrenadores, presidentes, futbolistas, periodistas… incluso de su excompañeros. “Por culpa de muchos ex árbitros que ahora critican desde los medios de comunicación, está la cosa como está”, protesta.

“¿Los árbitros expulsan caprichosamente? Si fuera así les dirían algo incluso desde los organismos internacionales. No pueden expulsar a nadie por una causa injustificada”, protestan.

Los entrenadores piden la mediación e interpretación del cuarto árbitro, y se quejan de que no favorezca la comunicación y normalización entre los banquillos y el colegiado. “Al cuarto árbitro no se le paga para que sea un mediador entre los banquillos y el árbitro, es un sustituto del árbitro principal por si tiene algún problema”, reivindica.

Quizá una solución sería que el mundo del fútbol les defendiera públicamente.“Que en sala de prensa hagan lo que quieran, la regla se refiera al terreno de juego, no a lo que digan en la prensa”, asegura con desdén.

“Lo que hay que preguntarse es si dejamos que se incumpla la norma o aplicamos la norma. No podemos decir que es excesivo, que se han expulsado a muchos entrenadores. Tenemos que ver si el comportamiento de los entrenadores es acorde o no con la norma. Los entrenadores pueden dirigir, no protestar”,continúa.

“Es un problema de formas, si no se mantiene una actitud correcta, debe ser expulsado. Y si no están de acuerdo, que recurran. ¿Se creen que no revisamos todas las tarjetas y expulsiones?”, se pregunta.

“Da la sensación de que es un tema de los árbitros españoles y no es así, es una guía universal”, vuelve a recalcar. Lo ideal sería poder ponerle nombre a la voz del Comité Técnico de Árbitros que intenta defender a quienes fueron sus compañeros, pero insisten en no hablar habitualmente. “Nunca sirvió para nada hablar. El problema es de creer o no en el arbitraje. Quien cree en el arbitraje no necesita que nadie se lo explique, y quien no cree en el arbitraje no se lo va a creer nunca”, se lamenta.

“¿Se imagina que un abogado, o un acusado le dijera al juez o al fiscal, ‘no tiene ni idea’, ‘váyase de una vez’ o le insultara? No tendría sentido. La autoridad en un partido es el árbitro, y hay que respetarla igual que a un juez en un juicio”. Amén.

8 EXPULSADOS EN 10 JORNADAS

Llevamos diez jornadas de liga, y ocho entrenadores ya han enfilado el túnel de vestuarios antes de que acabara el partido. En toda la temporada pasada fueron expulsados ocho entrenadores, uno menos que en los dos meses y medio que llevamos de campeonato. Las expulsiones se están sucediendo, al parecer los árbitros siguen una nueva directriz por la que no toleran nada a los entrenadores en la banda. Todas las expulsiones directas conllevan esta temporada dos partidos de suspensión y 600 euros de multa. 

Los casos de Paco Herrera y Paco Jémez son diferentes. Los dos fueron expulsados por doble amonestación y sólo fueron sancionados con un partido. Si bien, el Comité de Competición sancionó con un partido más al entrenador del Rayo Vallecano, porque tras ser expulsado se quedó viendo el partido en el túnel de vestuarios.

Jornada 2. Osasuna-Barcelona. Árbitro Muñiz Fernández. Expulsado el entrenador del Barcelona, Tito Vilanova, “por protestar airadamente un lance del juego habiendo sido advertido con anterioridad por el árbitro asistente”.

Jornada 4. Espanyol-Athletic. Árbitro Pérez Montero. Expulsado el entrenador del Espanyol, Mauricio Pochettino, fue expulsado “por dirigirse a mi cuarto árbitro en señal de disconformidad con una de mis decisiones, con los brazos en alto y diciéndole a viva voz: “esto es una puta vergüenza”; repitiéndolo en varias ocasiones”. También expulsó a su ayudante, Toni Jiménez, “por dirigirse a mi cuarto árbitro una vez finalizado el partido dentro del terreno de juego, protestando insistentemente de forma airada, nuestra labor. Al finalizar el partido y en las inmediaciones de nuestro vestuario, salió a nuestro encuentro el entrenador del Espanyol pidiendo explicaciones por su expulsión. Todo ello gritando y diciendo: “a ver qué vas a poner en el acta”, intentando acceder a nuestro vestuario, sin conseguirlo”.

Jornada 5. Celta-Getafe. Árbitro Teixeira Vitienes. Expulsado el entrenador del Celta, Paco Herrera, por doble amonestación. La primera por “formular observaciones a las decisiones del línea”, y la segunda por “formular observaciones a una de mis decisiones”.

Jornada 5. Atlético-Valladolid. Árbitro Muñiz Fernández. Expulsado el entrenador del Valladolid, Miroslav Djukic, por “protestar airadamente levantando los brazos, una decisión mía, habiendo sido previamente advertido por el cuarto árbitro”.

Jornada 6. Sevilla-Barcelona. Árbitro Mateu Lahoz. Expulsado el entrenador del Sevilla, Míchel, por “dirigirse al equipo arbitral, de viva voz y gesticulando con los brazos en alto y fuera de su área técnica, en los siguientes términos (en repetidas ocasiones): ‘No tenéis vergüenza’”

Jornada 8. Granada-Zaragoza. Árbitro Teixeira Vitienes. Expulsado el entrenador del Zaragoza, Manolo Jiménez, por “protestar de forma ostensible una decisión del asistente”.

Jornada 9. Rayo-Barcelona. Árbitro Pérez Lasa. Expulsado el entrenador del Rayo, Paco Jémez, por doble amonestación. La primera, según el acta arbitral, por “dirigirse a mí con los brazos en alto y de forma reiterada, recriminándome una de mis decisiones”. La segunda amonestación ,y consiguiente expulsión “por salir del área técnica y con voz en grito y de forma insistente recriminándole la decisión anteriormente citada”.

Jornada 10. Valencia-Atlético de Madrid. Árbitro Teixeira Vitienes. Expulsado el entrenador del Valencia, Mauricio Pellegrino, expulsado “por lanzar un botellín de agua deforma violenta contra el suelo, para acto seguido salirde su área técnica y dirigirse al cuatro árbitro protestándole de forma ostensible”.

Habría que añadir las expulsiones de los ayudantes de Pochettino, Toni, y de la Real Sociedad, Michel Troin, que también han visto la roja esta temporada.

LOS ENTRENADORES PROTESTAN

Los partidos tienen su prolongación en sala de prensa, donde los preparadores se despachan contra las decisiones de los colegiados.

Miroslav Djukic, entrenador del Valladolid, cargó contra su expulsión con dureza. “No sé por qué me han expulsado. Estoy deseando ver el acta. Seguro que me van a sancionar y no sé por qué. Sólo estaba hablando con el cuarto árbitro. Transmitiéndole educadamente mis quejas, pero parece que no se puede ni hablar. Parece que algunos no se han dado cuenta de que Franco ha muerto”, declaró en rueda de prensa.

También se mostró implacable el entrenador del Rayo Vallecano, Paco Jémez. “Ni yo sé por qué me ha expulsado. Ha habido un problema de comunicación. A mí me dice el cuarto árbitro que estoy amonestado y Pérez Lasa llega y me dice que estoy expulsado. Y en el acta dice doble amonestación. Hay que ponerle coto a esto, no se puede echar a una persona, un entrenador, por no hacer nada. Esto hay que pararlo, parece una dictadura, no puedes hacer nada, ni una referencia al juego con total respeto. No se puede expulsar a alguien por no hacer absolutamente nada. Es algo que se deben de replantear”, insistió un Paco Jémez.

Mauricio Pochettino, el entrenador del Espanyol, también enfiló el túnel de vestuarios antes de tiempo. “Estoy enfadado, sigo enfadado porque creo que ha sido una injusticia. El acta no refleja lo que yo pienso que sucedió, primero porque soy muy respetuoso con los árbitros porque entiendo que no es una labor fácil. Creo que no he dicho lo que sale, estamos muy enfadados por la injusticia. Echarme de esa forma no creo que haya sido la mejor solución. Son casi cuatro años los que llevo entrenando y nunca había tenido un problema, por eso me llama mucha la atención estas cosas. A veces el estrés es grande y uno comete imprudencias pero esperamos que sea lo mínimo”, manifestó en rueda de prensa.

El último expulsado ha sido Muricio Pellegrino, entrenador del Valencia. “Me expulsaron por tirar la botella al suelo. Les pido que entiendad que nosotros somos personas y que niestro trabajo es tan importante como el de ellos. Todos tenemos errores en la vida y es algo a valorar entre todos”, quiso zanjar.

Otro técnico que no estaba de acuerdo con lo que rezaba el acta arbitral es Míchel, el entrenador del Sevilla. “Le he dicho que había mano, pero no lo he insultado, creo. Él ha redactado que le he llamado sinvergüenza, creo que no he sido yo”. En la misma tesitura se mostró Manolo Jiménez, entrenador del Zaragoza. “La roja fue muy injusta porque por levantar los brazos y decir ‘no’, no merece ser expulsado un profesional”, declaró.

Tito Vilanova fue el primero en ser expulsado esta temporada, y en sala de prensa repasó lo sucedido en el campo. ”Le he dicho al linier que era falta, que era clarísima. ‘No protestes’, me ha dicho. ’No protesto, solo digo que es falta’, le he dicho al cuarto árbitro. Y entonces me ha expulsado. Ahora todos sabemos cual es el baremo de este árbitro, todos los equipos de primera estamos avisados. Al árbitro no le he protestado. Solo le he comentado al linier si eso no era falta. Creo que es excesivo. No le he dicho nada fuera de tono”, reiteró sobre su expulsión. Algo más calmado se mostró Paco Herrera, entrenador del Celta. “Sólo le dije al colegiado que estuviera tranquilo, que no pasaba nada. Pido disculpas a mis jugadores y al árbitro, aunque no he hecho nada”, declaró educadamente.

TEIXEIRA Y MUÑIZ ‘LOS EXPULSADORES’

Si José Antonio Teixeira Vitienes es el encargado de dirigir el partido, los entrenadores de uno y otro equipo ya se pueden echar a temblar. En tan sólo diez jornadas, ha expulsado a tres. Manolo Jiménez, Paco Herrera y Mauricio Pellegrino ya han sufrido en sus propias carnes cómo se las gasta Teixeira.

Paco Herrera fue expulsado por doble amonestación, en el minuto 22 y en el 89. Las dos tarjetas amarillas fueron por protestar decisiones arbitrales en el transcurso del juego. La primera al línea que trabaja en la zona técnica del Celta, y la segunda al propio Teixeira.

Los casos de Manolo Jiménez y Mauricio Pellegrino fueron diferentes. Roja directa. El entrenador del Zaragoza protestó “airadamente” y se fue a la calle. Elcastigo fue doble, puesto que la sanción le impidió sentarse en el baquillo, por segunda temporada consecutiva, ante ‘su’ Sevilla.

En Mestalla, Pellegrino se calentó en la primera mitad, tiró una botella al suelo, lo vio Teixeira y lo expulsó. Tercer entrenador que manda a vestuarios por protestar, de una u otra manera, decisiones arbitrales.Teixeira se fue abucheado de Valencia al final del partido, a pesar que el equipo local se impuso al Atlético por 2 goles a 0.

A Teixeira Vitienes le sigue muy de cerca en esta dudosa clasificación Muñiz Fernández. El árbitro más engominado de Primera División, ya se ha ‘cargado’ a Tito Vilanova y a Djukic. El entrenador del Barcelona fue expulsado en el Reyno de Navarra en la segunda jornada de Liga, el primer técnico expulsado de la temporada. Tito le hizo una apreciación sobre una decisión suya, y tuvo que acabar de ver el partido en la televisión que hay dentro del túnel de vestuarios.

Tito criticó a Muñiz, igual que hizo Djukic. También por protestar fue expulsado directamente, y en sala de prensa llegó a decir que “parece que algunos no se han enterado que Franco ha muerto”. 

COMITÉ DE ENTRENADORES Y COMITÉ DE ÁRBITROS

Los entrenadores y los árbitros están más lejos que nunca. Ocho expulsados en diez jornadas son muchos expulsados. No es de extrañar que Eduardo Caturla, presidente del Comité de Entrenadores, se haya reunido con Sánchez Arminio, presidente del Comité Técnico de Árbitros.

Sánchez Arminio reconoce que ”a los árbitros les molestan mucho las protestas y gesticulaciones y han hecho hincapié en dos casos: el levantarse masivamente del banquillo y los gestos al cuarto árbitro. Entienden que se les echa el público encima”.

Por su parte, Caturla muestra la “inquietud” que hay en el estamento.“Habría que analizar cada caso, pero en algunos choca. Confío en que esto sea pasajero y que todo vuelva a la normalidad”, declaró. “Estamos a muchas pulsaciones y a veces no se pueden controlar los gestos”, recuerda.

“El problema es que salvo el acta no tenemos acceso a lo que pasó. Todos los clubes han recibido circulares este verano. A los árbitros les molesta mucho las protestas y gesticulaciones. Sobre todo las masivas, cuando se levanta todo el banquillo porque entienden que se les echa el público encima”, insiste Sánchez Arminio que sale en defensa del colectivo arbitral.

El Comité de Competición interpreta las actas de los colegiados y aplica el artículo 120 del código disciplinario. Por ello sanciona a todos los entrenadores expulsados con dos encuentros y 600 euros de multa. Es el castigo más leve que contempla el artículo 120, que estima sanciones que oscilan entre los dos partidos y un mes de sanción.

 

La “época dorada del fútbol español” tiene un “por qué”

3 Nov

*Opinión de Joaquín Caparrós, entrenador del Mallorca, publicado en el número 8 de Quality Sport

En los últimos años estamos viviendo la época más fructífera de nuestro fútbol. Varios factores han producido este cambio positivo en nuestro deporte. Por un lado, la evolución de la formación con entrenadores más cualificados y mejor preparados, consiguiendo potenciar las cualidades de los futbolistas.

De otro lado, encontramos el papel vital de los preparadores físicos así como también su formación. Éstos, han dado un salto cualitativo en los últimos años tanto en el aspecto de preparación de futbolistas, como en el del estudio de los mismos. El seguimiento que a día de hoy se realiza de los futbolistas es mucho más exhaustivo que el llevado a cabo hace no tanto tiempo. En él, los preparadores juegan un papel vital, preparando, controlando y adaptando físicamente a los jugadores de acuerdo a cada momento de la competición.

El futbolista está siendo analizado milímetro a milímetro, con el fin de determinar posibles mejoras de rendimiento físico, técnico, táctico o psicológico. Todo ello repercute positivamente en el día a día de los profesionales que trabajamos atentos a todos estos avances y nuevos hallazgos.

El incremento en la calidad del entrenamiento técnico-táctico por parte de los entrenadores en nuestro país, también ha sido un factor diferencial. Hemos sabido reciclarnos y estar a la última en este sentido. El trabajo que se está realizando, y también el que se ha realizado en las últimas décadas, es muy bueno y ha dado sus frutos en estos años.

Finalmente, existen dos cuestiones más que confirman que el futuro parece que nos tiene preparado buenos momentos. Cada vez son más los jóvenes que se interesan por estar al frente de un banquillo. Se preparan desde edades muy tempranas, analizan jugadores, escrutan partidos, etc., y eso es muy esperanzador.

Además, venimos observando cómo cada día son más los entrenadores extranjeros que invierten su tiempo en visitarnos y en estudiar nuestros métodos y técnicas de entrenamiento y gestión de grupo, aportando también su colaboración y visión.

Se está trabajando muy duro por conseguir todos los éxitos de nuestro deporte pero está claro que los resultados avalan la forma en que estamos haciendo las cosas.

Rafa Usín analiza a la selección ante el debut en el Mundial de Tailandia

2 Nov

 

 

Rafa Usín se ha quedado a última hora fuera de la convocatoria de la selección española. El entrenador, Venancio López, ha contado con él en todas las listas de los últimos dos años, sin embargo, a la hora de ofrecer la lista oficial para el Mundial de Tailandia, dejó fuera al jugador de Triman Navarra. Usín estuvo concentrado con el resto de la selección en Las Rozas, donde pudimos hablar con él para que nos contara cómo ve, ahora desde fuera, la próxima cita mundialística.

Además de España, Brasil y Rusia parten como favoritas. Brasil, entrenada ahora por un viejo conocido de la afición española como Marcos Sorato, ex del Caja Toledo, Playas de Castellón, Martorell o Caja Segovia, se presenta como el principal rival, al que, en teoría, no vería hasta la gran final.

 

Kike Boned quiere ganar su tercer mundial

1 Nov

Kike Boned es el capitán de la selección española, único superviviente del primer título del combinado nacional en el Mundial de Guatemala en el año 2000. Se proclamó de nuevo campeón en 2004 en Taiwán y subcampeón en Brasil. En sus vitrinas lucen también cinco eurocopas. Kike es la prolongación de Venancio López sobre la pista, el padre futbolísitico de la mayoría de los jóvenes que van llegando a la selección.

Justo antes de subirse al avión camino de Tailandia, Kike Boned nos cuenta sus impresiones. “Llevamos dos semanas trabajando mucho, preparándonos para este Mundial, y ya tenemos ganas de que empiece lo bueno”, asegura el capitán.

Mañana debutan ante Irán, pero piensan en Brasil y Rusia como los principales rivales a batir. El sorteo ha deparado que la canarinha tenga partidos más factibles para plantarse en la final, mientras que España, si cumple con el papel, se vería las caras con Rusia en cuartos de final.“Somos candidatos al título, pero sabemos que va a ser muy difícil, las diferencias entre las selecciones favoritas son cada vez más pequeñas y se nota en la pista”, dice Kike.

En el vestuario de la selección temen a Rusia y Brasil, pere meten a más combinados en el saco de las favoritas. “Creo que hay seis selecciones superiores al resto y que van mejorando en cada cita internacional. Japón, Irán, Argentina, Brasil, Italia y Rusia van a ser rivales muy duros, cualquiera de ellos te puede dar un susto”, avisa.

Se les dio bien jugar en Asia en el Mundial de 2004, y uno de los hándicaps va a ser la adaptación. “Llegamos con antelación para hacernos pronto al país y para hacer bien las cosas. El viaje y el horario afecta nada más llegar, pero para el partido ante Irán vamos a estar al 100%”, promete.

Este año el Mundial estrena formato. Después del grupo, comienzan los octavos de final, a partidos a vida o muerte. Un mal día te puede mandar para casa. “Cualquier palo te manda para casa, vamos a tener que estar muy concentrados durante todo el torneo si queremos hacer algo grande y volver a estar entre los mejores”, sentencia Kike Boned.

 

 

Adrián Campos, el descubridor de Fernando Alonso, analiza sus opciones para el Mundial

31 Oct

Adrián Campos (1960, Alzira), es considerado el descubridor de Fernando Alonso y el primer mánager del piloto español. Conoce bien el mundo del motor, él también fue piloto de Fórmula 1, en 1987, cuando fichó por Minardi. Corrió en 21 grandes premios. En el año 2000 negoció la posible incorporación de Alonso a Ferrari, entonces no hubo suerte. Ahora analiza las opciones del asturiano para hacerse con el Mundial. “Sé lo que está haciendo, lo conozco bien, y no es nada fácil. Tiene que ser mucho Fernando Alonso para llevarse este Mundial”, comienza.

Es una lucha de dos pilotos, Vettel y Alonso, y de dos escuderías, Red Bull y Ferrari. “Los malabarismos de Fernando Alonso no son suficientes contra Vettel y Red Bull. No es un coche de otro planeta, como lo califican algunos, simplemente es un trabajo bien hecho y lo están poniendo muy difícil. Alonso hace lo que puede, intentar forzar el fallo”, analiza Campos.

Alonso sorprendió en el Gran Premio de la India asegurando que su rival a batir no era Vettel sino Adrian Newey, el constructor de Red Bull. “Le doy la razón a Fernando Alonso, en Red Bull trabajan mucho y han encontrado algo que funciona de verdad y han solucionado el problema de fiabilidad del coche. Sin embargo, Ferrari no ha evolucionado lo que requerían las circunstancias”, se lamenta.

No tiene duda a la hora de señalar quién es el mejor piloto. “No quiero quitarle ningún mérito a Vettel, es un gran piloto. Alonso está un paso por delante, pero si el coche no le falla a Vettel… Ya falló el de Webber en India, pero están mereciendo estar donde están. El conjunto Fernando Alonso-Ferrari no es superior al que forman Vettel y Red Bull”, opina el descubridor del piloto español.

Quien no es de este planeta es el propio Alonso, que consigue reinventándose carrera tras carrera. “¡Tiene tanto talento! Se está poniendo a prueba cada carrera. Esta ahí, que es lo importante, y les puede forzar para que cometan un fallo”, desea.

Sabe perfectamente qué está pasando por su cabeza. Reconoce cada uno de sus movimientos. Lee la mente y las maniobras del piloto. “Se está exprimiendo, se está ganando el sueldo, llevamos seis carreras diciendo que es su mejor carrera”.

¿Dónde va a estar la clave? Sigue siendo una incógnita a tres carreras del final del Mundial, pero Alonso también tiene puntos fuertes. “Su motivación y estar siempre cerca molestándoles y obligándoles. Alonso está dando lo que tiene que dar, cada día se supera, cada carrera lo hace mejor”, dice Adrián Campos.

El título no es nada sencillo. Vettel comanda la clasificación con 13 puntos de distancia respecto al piloto español. “Su única baza es superarse y esperar el fallo de Red Bull, tiene que estar ahí siempre”, planea.

“Va a ganar el campeonato el que no falle. Fernando no va a fallar, lo tengo claro. Si no tiene un fallo mecánico o le sacan en la primera vuelta, va a poner las cosas muy difíciles en las carreras que quedan”, insiste Campos mirando a Abu Dabi, Estados Unidos y Brasil.

“Los motores están al límite”, alerta. “Tiene que obligarles a que la mecánica les falle. Vettel es muy buen piloto cuando tiene un fin de semana redondo, pero cuando tiene problemas comete errores que le pasan factura, y ahí Alonso es mucho mejor”, asegura.

Igual que Cristiano Ronaldo obliga a Messi a superarse y ser mejor futbolista, Vettel está haciendo algo similar con Fernando Alonso. “Red Bull le está obligando a Fernando a sacar lo mejor de sí mismo, a superarse”, concluye Adrián Campos antes de cerrar la conversación con un deseo. “Ojalá Alonso gane el Mundial, no hay nada que me gustaría más”.

El ángel dorado: Joaquín Blume

28 Oct

El 21 de junio de 1933 nació en Barcelona Joaquín Blume Carreras. Su madre le dio a luz en el número 1 de la calle de Santa Creu, en el barrio de Gracia, junto a la plaza de la Virreina, tal y como se puede leer hoy en una placa conmemorativa. Su padre era un profesor de gimnasia de origen alemán, tuvo que emigrar al país germano durante la Guerra Civil española. Al terminar el conflicto regresó a la ciudad condal y comenzó su carrera como gimnasta. Primero ingresó en la Escuela de Alemania de gimnasia deportiva y después continuó su preparación en el gimnasio propiedad de su padre. Allí entrenaba con aparatos de poca calidad mañana y tarde. Fue el primero en ejercitarse más de cinco horas diarias. No trabajaba ni estudiaba, su vida era la gimnasia.

No tardó en destacar. Con 15 años se proclamó campeón de España absoluto, y comenzó a marcar una época. Mantuvo los galones nacionales diez años consecutivos. Nadie podía hacerle sombra. Con 17 años recibió el “Diploma de Honor de la Federación de Gimnasia de España”. En nuestro país defendía los colores blaugranas de la sección de atletismo del Fútbol Club Barcelona. Extendió su deporte por todos los rincones de España. Le gustaba dar exhibiciones en todas las ciudades y pueblos que podía.

Fuera de nuestras fronteras comenzó a abrirse hueco en los Juegos Olímpicos de Helsinki, donde ocupó un humilde puesto 52. En los primeros mundiales que disputó en Roma, con 21 años, quedó en el puesto 44, y un año después, en la Copa de Europa fue décimo. Además de todos los éxitos deportivos, fue el primer español capaz de vivir de la gimnasia.

Fue considerado un héroe nacional en una época en la que la política española estaba necesitada de ellos. Tampoco en aquellos años proliferaban los éxitos deportivos españoles en el extranjero, y Blume era una idílica excepción.

Su especialidad era el ejercicio de suelo y, sobre todo, las anillas. El diario francés L´Equiope le apodó el Ángel Dorado. Era un genio dentro de la pista con su potencia y perfección en la realización de los movimientos gimnásticos, y fuera de la pista: hablaba cuatro idiomas y destacaba por su espíritu equilibrado, de lucha y superación. Su carácter analítico y detallista le convirtieron después en el líder indiscutible del equipo español. Y protagonista en el NO-DO.

Joaquín Blume siempre iba bien peinado, acicalado, de buen vestir. Resaltaban sus ojos claros que llamaban la atención de las damas. La elegancia caracterizaba sus paseos, la flexibilidad sus ejercicios, pero siempre se mantuvo discreto.

En los Juegos del Mediterráneo de Barcelona celebrados en 1955 se colgó siete medallas de oro y un bronce. Un récord para la gimnasia española. Curiosamente, fue en estos juegos cuando Luis Abaurrea, otro gran anillista español, logró hacerle algo de sombra empatando con él en una ocasión en el ejercicio de anillas. El único que puso en entredicho la hegemonía de Blume, aunque fuera sólo de manera efímera y circunstancial.

A pesar de ser uno de los abanderados del deporte español, estuvo a punto de solicitar la nacionalidad alemana. La razón, que España no iba a acudir a los Juegos de Melburne como protesta porque participaba la Unión Soviética que había invadido Hungría. Achim, apodo con el que le conocían sus amigos, sabía que podía tocar metal en los juegos, pero se cruzó en su vida Juan Antonio Samarach. El gimnasta tenía muchos contactos en Europa.

Samarach entonces era miembro de la delegación nacional de educación física y deportes representando a Cataluña. Fue capaz de convencerle para que siguiera compitiendo con los colores españoles, y desde entonces forjaron una buena amistad. Al año siguiente, en los Campeonatos de Europa disputados en París, Blume pudo resarcirse. Los países del este de Europa dominaban y copaban todos los podios de gimnasia, pero el español consiguió vencer el concurso individual general, además de cuatro aparatos: paralelas, caballo, anillas y barra fija. Consiguió desbancar al hasta entonces eterno favorito, Yuri Titov, y al también ruso Boris Shakhlin, campeón olímpico en 1960.

De nuevo motivos políticos le dejaron fuera de los Campeonatos Mundiales de 1958. Se celebraban en la URSS y el régimen español no mantenía relaciones con el soviético. Sus logros cobran mayor importancia porque a diferencia de los campeonatos actuales, donde los gimnastas pueden competir en una sola modalidad, los atletas de entonces debían dominar los cuatro aparatos de la competición: paralelas, caballo, barra fija y anillas, además de los ejercicios individuales.

Era uno de esos deportistas que no se encerraba en sí mismo. Intentaba compartir todas sus vivencias y conocimientos con sus rivales y amigos.

Las fotografías de sus ejecuciones del ‘cristo’ en sus distintas ejecuciones, ‘frontal’, ‘en carpa’ y ‘cristo invertido’ fueron portada de las más prestigiosas revistas de la época, así como de las secciones deportivas de los rotativos en todo el mundo. El grado de mito lo alcanzó después por lo que pudo ser y no fue. Pudo ser campeón olímpico y mundial, pero por diferentes razones no lo fue. Era el genio del cristo.

El Cristo de Joaquín Blume llegó a todos los españoles gracias, una vez más, al NO-DO. Hoy en día las condiciones físicas y los entrenamientos especializados permiten tener una mayor facilidad para hacer el Cristo, pero Joaquín Blume lo llevó al extremo.

Su carrera y su vida se vieron truncadas el 29 de abril de 1959. Blume, junto a su mujer y el resto de la expedición española, Pablo Muller, José Aguilar y Raúl Pajares, cogieron el vuelo 42 de Iberia, un Douglas DC-3 para volar desde Barcelona hasta Las Palmas de Gran Canaria para participar en un festival. Calló en el Pico de Toba, en Cuenca. Dejó huérfana a una niña. No hubo supervivientes. Con él se iban las esperanzas de que un gimnasta español se volviera a subir a lo más alto en Roma en 1960.

Su desaparición supuso un duro golpe para la sociedad catalana, que acudió en masa al multitudinario funeral celebrado en la plaza Cataluña de Barcelona.

Desde su fallecimiento no ha habido nadie en España que haya conseguido repetir o superar sus éxitos. En su honor, la Federación Catalana de Gimnasia inició en 1969 el Memorial Joaquim Blume de gimnasia artística masculina, la competición internacional más antigua de España. Polideportivos, escuelas, institutos, calles y residencias llevan con orgullo el nombre del gran Joaquín Blume, a lo largo y ancho de toda la geografía española.

A título póstumo recibió la distinción del COI como mejor atleta del mundo. Un reconocimiento al gimnasta que llegó a la perfección en la ejecución del Cristo, una posición que consiste en permanecer estático con los brazos en cruz al acabar el ejercicio. Él no lo inventó, pero quienes le vieron hacerlo en los Campeonatos de Europa de París, en 1957, dicen que fue perfecto y con una calidad plástica envidiable. Por algo se colgó el oro, y hasta hoy nadie ha conseguido repetirlo.

Hace tres años se cumplió el 50 aniversario de su fallecimiento. Nos dejó con 25 años y un palmarés envidiable. Fue elegido mejor deportista español por unanimidad del jurado tres años consecutivos, ente el 55 y el 57. Su casa la adornaba con los más de doscientos trofeos conseguidos en competiciones inferiores. Y con especial cariño en sus vitrinas, el Trofeo de las Siete Naciones que levantó en 1956, las medallas de oro de los juegos del Mediterráneo y el triunfo absoluto y las tres medallas de oro que se colgó en los Campeonatos de Europa de París en 1957.

Más allá de todos los títulos, lo que consiguió Joaquín Blume en la España de la dictadura no lo había conseguido nadie. Llenó plazas de toros en sus exhibiciones, decenas de chavales practicaron la gimnasia por seguir sus pasos y era el referente de la gloria deportiva española. La gimnasia de nuestro país se lo debe todo.

Ahora hemos crecido con la conquista del Tour de Francia, los mundiales de automovilismo y motociclismo, incluso con el mundial de fútbol. Claro que, ahora, el gimnasio de Barcelona donde Blume gestó sus éxitos ya ha cerrado y su lugar lo ocupa un enorme edificio de pisos.

 

‘Juanito’ Corbalán presenta “Conversaciones con Mirza”

27 Oct

El histórico jugador del Real Madrid se atreve con su primera novela. Tras marcar una época en el baloncesto español, ahora quiere abrirse un hueco en el mundo literario. Un libro autoreflexivo, en el que cinco amigos emprenden un viaje con la ayuda del difunto Mirza, compañero de Corbalán en el Real Madrid. Casi 200 páginas que mezclan ficción y realidad entre España y Sarajevo.

Inmotec busca patrocinador… ¡en Facebook y Twitter!

26 Oct

La ingeniería Inmotec busca patrocinador para que su moto pueda estar presente en la última prueba del Mundial de MotoGP que se disputará en Valencia el próximo 11 de noviembre. Después de haberlo intentado por todos los medios posibles, han decidido hacer un llamamiento en las redes sociales, a través de Twitter y de Facebook. “No hay nada que perder”, reconoce Oscar Gorría, director de la ingeniería.

Desde que publicaron su mensaje en internet, no han parado de sucederse las reacciones. “Han aparecido cuatro llamadas, dos posibles patrocinadores y dos personas que se han ofrecido a trabajar con nosotros en la búsqueda de marcas”, cuenta el director.

La suerte les ha sonreído, dos empresas ya han apostado por ellos, y estarán presentes en Cheste. O bien Ivan Silva o bien Carmelo Morales intentarán codearse con los Rossi, Pedrosa, Lorenzo y compañía. Asumirán un importante riesgo económico, porque todavía no han alcanzado su objetivo económico para cubrir gastos, que rondan los 30.000 euros.

Puede parecer que un movimiento como el que acaba de hacer Inmotec puede ser arriesgado en un mundo que vive entre el secreto profesional y el oscurantismo. “Hay que intentarlo, ya veremos si esta es la forma”, insiste.

Se trata de la primera MotoGP desarrollada íntegramente en España, un hito histórico para una empresa que lucha sobre el asfalto con marcas como Yamaha, Ducati, Honda o Suzuki. “Lo hemos intentado de todas las formas posibles, es increíble que una ingeniería que fabrica una moto española que funciona y va muy bien en competición, y que no haya una empresa grande del país que se digne a apostar por nosotros decididamente”, se lamenta Gorría. “Cuesta encontrar patrocinadores, estamos en un momento donde las empresas no tienen dinero, pero nunca se sabe…”, continúa.

De la mano del equipo Avintia Racing, quieren estar presentes en el Gran Premio que tendrá lugar en Cheste los días 9, 10 y 11 de noviembre, y en los entrenamientos IRTA posteriores, los días 13 y 14. “Nuestra moto es mejor que cualquier CRT”, reivindican desde Inmotec.

Inmotec, empresa fundada en Pamplona en 2007, es la única empresa española que ha conseguido fabricar una MotoGP. Tienen una dilatada trayectoria en diseño, fabricación y desarrollo tanto en la categoría reina como en Moto2, Extreme y SuperSport. En sus instalaciones, sitas en la capital navarra, trabajan ingenieros y técnicos de reconocido prestigio a nivel internacional. “Si fuéramos alemanes, ingleses o australianos tendríamos ayudas, pero como somos españoles…”, se entristece Oscar Gorría.

La moto de Inmotec tiene una peculiaridad, es la única con chasis de fibra de carbono. Además del reconocimiento fuera de las pistas, han conseguido también victorias sobre el asfalto. Ostentan la primera victoria de una moto española en Moto2. “Cuesta encontrar patrocinadores, estamos en un momento donde las empresas no tienen dinero, pero nunca se sabe…”, sueña optimista el director de la ingeniería.

Ofrecen cuatro tipos distintos de patrocinio, que oscilan desde los 2.500 euros hasta los 30.000 euros. Todas las empresas que apuesten por el proyecto Inmotec en Cheste, tendrán un lugar reservado en el flanco de la moto, perfecto para la captación de fotografías e imágenes televisivas que tienen su repercusión en todos los medios de comunicación y en los 207 países en los que se retransmiten en directo los grandes premios del mundial. Además contarán con una ubicación especial en el ‘hospitality’ que monta el equipo.

En Inmotec nunca se rinden, sueñan continuar como fabricantes de motos GP en los próximos mundiales. Siguen negociando, buscando un proyecto sólido, que les permita desarrollar al menos una moto para una escudería.“La gente nos dice que hemos hecho las cosas demasiado bien, nuestro producto es único, de calidad, cuesta dinero, y en el Mundial, desgraciadamente, hay muchos otros intereses”, relata Oscar Gorría.

Este año debutaron en Jerez, antes de lo deseado y hasta julio han tenido su moto en el mundial. “La suerte está a la vuelta de la esquina, pero hay que llegar a la esquina y nunca sabemos detrás de qué esquina la encontraremos”, insiste.

“Step by step” (paso a paso), reza su eslogan. Y no se plantean parar.

 

Se cumplen 15 años desde la última vez que Maradona se vistió de corto

25 Oct

El 25 de octubre de 1997, Diego Armando Maradona, jugaba su último partido como futbolista profesional. El adiós de un mito argentino, elevado a los altares futbolísticos, idolatrado, querido y respetado.No pudo elegir mejor escenario. El Monumental, River Plate-Boca Juniors. Derrota, 2-1. Nunca es lo de menos, que el Xeneize se imponga a su eterno rival, pero Diego eclipsó el resultado.

“Me voy, no aguanto más. Este retiro es definitivo. Me lo pidió mi viejo llorando. No puede ser que mi familia sufra tanto con cada control, que la ola de rumores nos envuelva”, decía ‘El Pelusa’ en declaraciones recogidas por los periódicos de todo el mundo. Los controles antidoping le perseguían.

Maradona pudo despedirse del fútbol argentino. Fue sustituido en el tiempo de descuento por un jovencísimo Juan Román Riquelme. Oscar Córdoba; Nelson Vivas, Jorge Bermúdez, Néstor Fabbri y Rodolfo Arruabarrena; Julio César Toresani, Diego Cagna, Nolberto Solano; Diego Maradona; Diego Latorre y Martín Palermo, fue el último once inicial en el que apareció escrito su nombre. Germán Burgos, el último portero al que no pudo batir.

Desde entonces, Maradona se ha convertido en la sombra del propio Maradona. Su paso por los banquillos ha estado más cerca del infierno que del éxito que le acompañó en su época como jugador. Primero con la selección argentina, donde fracaso con estrépito, y posteriormente en Qatar, donde sólo ha conseguido seguir llenando sus bolsillos.

Ahora se debate entre el fútbol chino y el embarazo no deseado de su novia. Una vida más cercana a la polémica y a la farándula que a la historia del fútbol. Sin embargo, sigue siendo idolatrado. A un argentino le puedes tocar cualquier cosa, pero no a Maradona. Su camiseta se sigue vendiendo como si de una estrella en activo se tratara. La albiceleste con el diez a la espalda sólo puede tener un nombre, por los tiempos de los tiempos.

15 años sin Maradona son muchos años.