Archivo | Opinión RSS feed for this section
Galería

“Jorge Lorenzo y yo hemos madurado”

8 Nov

He elegido la entrevista que le hice a Dani Pedrosa para presentarme al concurso Terra de Bloggers. ¿Qué hace falta? Una buena bitácora, donde uno pueda demostrar todo su potencial, y un buen número de lectores. Así que con vuestra ayuda vamos a por ello, a ver si puedo convertirme en bloguer oficial de Terra. El próximo día 21 tenemos que montar una muy gorda en Twitter para que me seleccionen. Id cargando vuestros tuits y retuits porque los voy a necesitar. 

Ahora, vamos al lío con Pedrosa. En este caso la contextualización es importante. La entrevista está realizada antes de su caída en San Marino, cuando el Mundial de MotoGP estaba más al rojo vivo que nunca. También se fue al suelo en Australia, en el penúltimo Gran Premio, y dijo adiós definitivamente al campeonato.

 

Un día con Pedrosa

Se celebran entrenamientos privados en el circuito de Motorland en Alcañiz. Ayer Dani Pedrosa voló sobre el asfalto.

Inalcanzable. Hoy se han torcido las cosas y Jorge Lorenzo le ha ganado la partida. Es un Mundial de dos, incluso en las tandas de entrenos.

Dani se baja de la moto en el box del equipo Repsol Honda. Se quita el casco y uno de los auxiliares le acerca una botella de bebida isotónica para hidratarse. Intercambia palabras con los mecánicos. Tienen que seguir mejorando la moto, una milésima es la distancia entre la gloria y el fracaso.

Antes de irse del circuito el equipo Repsol tendrá reunión, con Dani a la cabeza, para valorar las jornadas de entrenamientos y adaptar las mejoras. Quedan por delante un mundo para conseguir arrebatar a Lorenzo el liderato.

Dani Pedrosa tiene una cita con nosotros y, como había prometido, nada más finalizar el entrenamiento, se acerca a una sala de reuniones despejada para la ocasión. Entra con rostro preocupado, los resultados no han sido tan buenos como esperaban. Saluda amigablemente, se presta a hacer alguna foto antes de empezar. Rompemos el hielo charlando de Mourinho y Tito Violanova. Sonríe, se moja, se relaja. “Mejor hablar de motos”, interrumpo. Dani asiente. Puede ser el próximo campeón del mundo.

Antes de la entrevista nos subimos en la moto de Dani para saber qué se siente

En una temporada en la que tu baza hasta el momento ha sido la regularidad, ¿en qué crees que puedes mejorar?

La verdad es que mejorar esta muy difícil, porque la competición está muy ajustada y realmente cualquier detalle puede marcar la diferencia. Tenemos que estudiar todas las posibilidades.

¿Qué va a marcar la diferencia de aquí al final del Campeonato?

Creo que en las carreras que restan se va a seguir una línea muy parecida a la que tenemos ahora. Cada prueba se decide por detalles, es importante estar lo más arriba del podio posible y no cometer errores.

¿Tienes algún circuito marcado en rojo?

Este año todos estamos yendo muy bien en todos los circuitos, en los que nos gustan y en los que no tanto. Creo que esto seguirá así y no serán los circuitos quiénes marquen sentencia. No se puede fallar, ganará quien cometa menos errores.

¿La última vuelta en Brno ha supuesto un antes y un después en la manera de pilotar de Pedrosa?

La última vuelta en Brno fue muy emocionante por cómo se desarrolló la carrera y por el momento. Tanto Jorge como yo estuvimos a un gran nivel. Él tenía un paso por curva muy bueno, hizo el adelantamiento en la parte del circuito donde iba más rápido y yo sabía que frenaba mejor y tenía un par de puntos fuertes en la segunda parte de la vuelta donde intentar pasarle. Me concentré en hacer bien mi trazada, tapar los huecos y salió perfecto. Creo que la gente disfrutó mucho por todos los comentarios que recibí después, pero no creo que haya habido un antes y un después en mi manera de pilotar. Tenemos dos pilotajes diferentes y de hecho en esta carrera se vio que los dos son efectivos porque al final de cada vuelta los tiempos eran casi idénticos.

Parece que este año, uno debe rozar la perfección para optar a la victoria, ¿es ésta la sensación que uno tiene?

Sí, realmente es así. Aunque en las carreras uno pueda pensar que no nos adelantamos y que podemos dar más, vamos al límite de nuestras posibilidades y es muy difícil marcar la diferencia. Por esta razón en varias ocasiones vamos en tren, con pocos adelantamientos, porque hemos llegado a un nivel en el que se puede sacar muy poco más de uno mismo, de la moto y del circuito.

¿Este mundial puede ser tuyo? 

Tenemos posibilidades, está claro, pero no voy a cambiar la manera de plantearme las carreras que quedan. Lo que pasará al final nadie lo sabe; yo en lo único que quiero concentrarme es en seguir trabajando como hasta ahora, centrarme en mi pilotaje, preparar bien la moto con el equipo para cada circuito y ver hasta dónde nos lleva. La clave va a estar, como siempre, en estar en cada momento al máximo; este Mundial se lo llevará quien cometa menos errores.

¿Qué valoración haces del comportamiento de tu moto hasta este momento? ¿Sigue siendo el rebote el mayor problema? 

La moto va bastante bien. Es difícil poderla tener con la puesta a punto excelente en cada circuito. Es evidente que podría ir un poco mejor, pero considero que estamos haciendo un buen trabajo. El rebote es uno de los problemas que tenemos. Estamos intentando arreglarlo pero es difícil. Tampoco hay muchas expectativas de mejora de cara a final de la temporada.

En Silverstone os obligaron a cambiar los neumáticos, ¿los problemas y la falta de confianza con las nuevas gomas se han solucionado?

Sigue siendo difícil pilotar con este nuevo neumático; evidentemente, con el paso de las carreras nos hemos acostumbrado, pero las limitaciones siguen ahí.

Después de medio año con las 1.000cc, ¿qué valoración haces del cambio de cilindrada? ¿Hay mucha diferencia respecto el año pasado?

Sí que hay diferencia. Sobre todo en carrera, porque los neumáticos aguantan menos y esto provoca que la moto se mueva más, sea más difícil de controlar, y de entrar y salir de las curvas. Por este motivo, creo que este año hay un poco más de diferencia entre los tres primeros y el resto.

¿Es distinta esta 1.000cc a la de la primera etapa?

No, no son muy diferentes en la manera de pilotarlas. La potencia es bastante parecida. Está claro que la moto es diferente, pero a nivel de pilotaje el mayor cambio recae en los neumáticos. Los que usamos entonces eran muy diferentes comparados con los de ahora y eso varía un poco.  La principal diferencia es que con las motos de esta temporada puedes frenar más tarde e ir más rápido en las curvas. Aunque si comparamos los tiempos, son bastante similares.

Otra novedad de esta temporada ha sido la convivencia con las CRT. ¿Qué opinas sobre este cambio?

Son motos que todavía están evolucionando y no tienen, hasta el momento, un gran potencial. Ya sabemos que su objetivo este año tampoco era que estuviesen a la altura de las MotoGP. Es una innovación que está bien para tener más pilotos en parrilla y ofrecer más espectáculo. Vamos a darles tiempo.

En cuanto a resistencia física, ¿se nota el cambio de la 800cc a la 1.000cc?

Sí, pilotar la 1.000cc es más duro. He tenido que fortalecer mis hombros, después de las lesiones que tuve el año pasado. He intentado tener una buena base física para poder cargar más.

La moto ha pasado de 153kg a 157kg. ¿Estos cuatro kilos marcan alguna diferencia?

Sí, el aumento de peso se nota bastante, sobre todo en las frenadas y en los cambios de dirección. Es lo menos positivo del cambio de cilindrada.

¿La lesión de Stoner te facilita el trabajo porque tienes al equipo más centrado en tu moto?

No. A nadie le gustan las lesiones; yo he estado en esta situación en muchas ocasiones y espero que Casey se recupere bien y pueda volver. El equipo estaba igual de centrado con él, es más, creo que nos ha venido muy bien estar juntos porque el nivel ha subido en el equipo. Los dos nos apretábamos mutuamente para seguir mejorando y eso siempre es bueno. Ahora estoy yo, pero pasó exactamente lo mismo el año pasado cuando por la lesión de Le Mans me perdí algunas carreras y Casey se quedó solo. Hay que seguir igual de fuertes y dar el máximo cada vez que sales a la pista.

El año que viene formarás equipo con otro piloto español, Marc Márquez. ¿Cómo lo definirías? ¿El equipo ha puesto demasiado altas las expectativas al considerar que seréis una dupla de “ensueño”?

Las expectativas son simplemente eso. Ha pasado siempre y pasará, que la gente da su opinión antes de que pasen las cosas. También pasó conmigo cuando pasé de 250 a MotoGP, no se puede evitar. Marc es un piloto rápido y con mucho talento y llega a un buen equipo en el que, por mucho que digan, te piden resultados. Todos hemos tenido que adaptarnos y trabajar duro cuando llegas a una nueva categoría y él también lo hará. El equipo Repsol Honda siempre ha tenido buenos pilotos y ahora coincide que seremos dos españoles y quizás por eso la gente habla de ‘Dream Team’, pero los resultados lo dirán, como siempre.

¿Rossi volverá a ser en Yamaha “il doctore” de tiempos pasados? ¿Cómo es tu relación con el resto de pilotos? ¿Cómo llevas la rivalidad con Lorenzo?

El mismo Rossi dijo que él es el primero que necesita comprobar dónde está y lo que puede hacer otra vez con la Yamaha. Está claro que si ha decidido cambiar es porque cree que es mejor para él y a Rossi nunca se le puede descartar. La relación con los demás pilotos es buena y con Jorge también se ha normalizado. Los dos hemos madurado y eso se nota, nos respetamos y eso es bueno.

Eres el sexto piloto con más puestos de honor en la categoría reina. ¿Es una motivación alcanzar estas espectaculares cifras? ¿Tienes algún reto que te haga especial ilusión de igualar o superar?

Es cierto que he hecho muchos podios en MotoGP, pero no he ganado tantas veces como me hubiera gustado. Me encantaría poder lograr más victorias.

¿Cómo es Pedrosa fuera de las pistas? (Video cedido por Repsol)

¿Cómo te definirías como piloto y como persona? ¿Qué significa el motociclismo para ti?

Como piloto diría que mi mejor cualidad es la capacidad de concentración y la disciplina, pero son dos cualidades creo que imprescindibles si quieres llegar a algo en cualquier deporte. Y como persona, soy tranquilo. Quizás de más joven era un poco más impaciente, pero suelo tomarme las cosas con bastante calma. El motociclismo lo es todo, es mi vida, y cuando tienes la oportunidad de dedicarte a algo que te apasiona debes aprovecharlo y disfrutarlo al máximo.

¿Juegas con desventaja respecto a otros pilotos por el físico?

Estoy muy contento de todo lo que he conseguido y nunca me he quejado por eso. Es un tema que siempre está ahí, pero como he dicho muchas veces, mi físico es algo que no puedo cambiar por mucho que se hable de eso. Siempre intento ir mejorando cosas en mi pilotaje y en mi preparación física y me he ido adaptando a todos los cambios de reglamento: neumáticos, aumentos de peso de la moto, etc. De nada sirve pensar en las cosas que no puedes cambiar.

¿Por qué Puig apostó por ti cuando Raúl era de los más punteros? ¿Cuánto le debes a Jara en tu carrera?

Eso habría que preguntárselo a Alberto. Él nos tuvo a los dos cuando empezamos. Lo único que puedo decir de Raúl es que es un buen amigo, siempre nos hemos llevado muy bien y me ayuda mucho porque sabe de lo que está hablando. Este año me acompaña también a las carreras y su aportación es muy positiva, como la de Alberto. En el circuito está pendiente y me ayuda yendo a la pista y demás y cuando estamos fuera también va bien poder hablar de otras cosas y desconectar un poco.

¿Cuál ha sido el momento más difícil de tu carrera? ¿Qué pensaste tras la caída nada más proclamarte campeón de 125cc?

Pues prácticamente no tuve tiempo ni de pensar. Acabábamos de proclamarnos campeones del mundo en Malasia, no pudimos celebrarlo como hubiéramos querido porque teníamos la siguiente carrera en Australia y en el primer entrenamiento me vi en el suelo y con los dos tobillos rotos. Fue un palo, está claro, y un invierno muy duro con la operación, recuperación y cambio de categoría. Pero bueno, ahí está. Ya ha pasado y fuimos capaces de subirnos a una moto nueva para empezar el Mundial de 250 y ganarlo. Fue una magnífica recompensa.

¿Qué aficiones tiene Pedrosa fuera de las motos? ¿En qué piensas y cómo te motivas cuando entrenas?

Me gusta mucho la bici, que utilizo como parte de mi entrenamiento, pero también porque me gusta pedalear y disfrutar de la naturaleza. En verano me encanta hacer windsurf. Por lo demás, me gusta pasar buenos ratos con mis amigos de los que disfruto poco tiempo durante el año e ir al cine siempre que puedo.

¿Quién es tu referente?

Si hablamos de pilotos, desde pequeño siempre me ha gustado Mick Doohan, por su manera de pilotar y su determinación. También admiro mucho a Alberto.

¿Cómo es tu día a día fuera de la pista? ¿Qué te gusta hacer?

Suelo ir al gimnasio o en bicicleta por la mañana, siempre y cuando el tiempo me lo permite, ya que el frío decide mucho qué tipo de entrenamientos puedes hacer al aire libre. Cuando tengo tiempo libre y hace viento intento hacer windsurf, ya que me encanta. También intento disfrutar del lago que tengo justo en el pueblo donde vivo en Suiza.

¿Crees en Dios o eres supersticioso?

Yo diría que son manías más que nada, no creo que sean supersticiones. Y sí, soy creyente.

Un mundial en fotos

El pase de diapositivas requiere JavaScript.

El ‘Dream Team’ español

La temporada que viene Dani Pedrosa compartirá equipo con Marc Márquez, flamante campeón del mundo en Moto 2, en el que ya se conoce como el ‘Dream Team’ español de MotoGP. Enfrente tendrán otra dupla de ensueño, Jorge Lorenzo y Valentino Rossi. El espectáculo está servido.

Las lesiones de Dani Pedrosa

Este año las lesiones han respetado el Mundial de Dani Pedrosa. Por fin el piloto español ha podido romper la mala racha que le perseguía. No hay más que mirar la cronología de las 18 lesiones que han coartado su carrera:

2003 Phillip Island: se fractura los dos tobillos y la tibia izquierda en una caída

2005 Motegi: fractura de la cabeza del húmero izquierdo

2006 Sepang: corte profundo en la rodilla derecha y fractura del dedo gordo del pie izquierdo

2008 Sepang: fractura del dedo índice de su mano derecha

2008 Montmeló: fuerte traumatismo lumbar

2008 Sachsenring: se fractura la muñeca izquierda, se hace un esguince en un dedo de su mano derecha y se fractura otro, y sufre un esguince en su tobillo derecho por una caída

2008 Phillip Island: fuerte hematoma en su rodilla derecha

2009 Losail: se vuelve a fracturar la muñeca izquierda y pierde sustancia en la rodilla izquierda

2009 Mugello: desgarro en la cadera

2010 Motegi: se fractura la clavícula izquierda

2011 Le Mans: se fractura la clavícula derecha

Dani Pedrosa en un minuto

La entrevista publicada en el número de octubre de Quality Sport

Anuncios

María de Villota gana su mejor carrera

17 Oct

No era un día normal en el Consejo Superior de Deportes. Una multitud aguardaba en su sala principal la aparición de la piloto María de Villota. Todavía sobrecoge el sonido grabado el día del accidente. Unidades móviles, antenas apuntando a los satélites, periodistas preparados para entarar en directos en los diferentes programas de televisión y radio. La ocasión lo merecía. Tres meses después del fatídico accidente, la piloto quería dar las gracias a todos.

Un centenar de periodistas llegados desde diferentes puntos de España, corresponsales de medios extranjeros, personalidades del propio Consejo de Deportes y de la Federación Española de Automovilismo.

María no estaba sola. Las tres primeras filas estaban reservadas para sus más allegados. Sus amigos esperaban nerviosos, era un día especial para su amiga. Primer momento emotivo, rozando las doce del mediodía, hora señalada para la comparecencia, aparecen los padres de la piloto. Sonrientes, sorprendidos por la repercusión mediática, emocionados y embriagados de recuerdos de la última etapa difícil que les ha tocado pasar.

Arropada también por quienes con ella han compartido horas entre motores, olor a gasolina, kilómetros en pista. Carlos Sáinz no quería perderse el momento. Acompañado de su hijo, de nombre también Carlos, quería abrazar a María.

Todo preparado. Los objetivos de las cámaras enfocando a una pequeña puerta blanca, en mitad de la sala, por donde debía salir la ‘nueva’, María de Villota. Escoltada por el doctor Casado, su ángel de la guarda, y Miguel Cardenal, presidente del CSD, ponía un pie en la sala.

Con un traje azul oscuro, color que se asocia con la estabilidad y la profundidad, y un parche a juego cubriendo su ojo derecho, María de Villota se ha presentado ante los medios. Ruido de flashes, alboroto, más de cinco minutos posando ante los medios gráficos, antes de que pudiera tomar la palabra.
Ha comenzado dando las gracias, pidiendo perdón por no poder hablar del accidente porque está abierta una investigación, y rebosando cariño. Con sinceridad, ha recordado como fue el momento en el que despertó. “Le miré al médico, y le pregunté que si él necesitaba las dos manos para operar, le dije que yo necesitaba los dos ojos para pilotar, que era una decisión mía”, recuerda sonriente, antes de reconocer que luego pidió perdón al médico porque le habían salvado la vida, y no fue nada fácil.

Ha respondido desde el cariño, controlando sus emociones incluso cuando ha contado la anécdota sucedida entre su madre, un espejo y ella. “Siempre estaban los espejos tapados para que no me viera, hasta un día que me miré, con mi madre detrás sufriendo al verme la cara, tiré de humor y le dije a la imagen del espejo, ‘quita bicho'”, relata sonriente.

Al acabar de contestar a todas las preguntas de la prensa, ovación cerrada de todos los presentes. Nuevo baño de cariño para la piloto, que ha tardado en alcanzar de nuevo la puerta desde la que se ha mostrado de nuevo al mundo, porque no ha parado de besar y saludar.

Ha dado un nuevo ejemplo de superación, esfuerzo y sacrificio, tras perder su ojo derecho asegura que ahora ve “más que nunca”. Aún le quedan unos kilómetros por recorrer en su lucha por recuperarse todo lo posible, tiene secuelas que nunca podrá resolver, pero con la cabeza bien alta, como si hubiera cruzado primera la bandera de cuadros en un Gran Premio, está “orgullosa” de sus cicatrices.

 

¿Cuánto tiempo va a durar Bielsa?

15 Oct

Los periodistas que habitualmente siguen al Athletic de Bilbao, llevan dos temporadas librando con las ruedas de prensa de Marcelo Bielsa. Repletas de paráfrasis verbales, matizando cada una de sus palabras y hasta sus propias matizaciones. Una primera campaña repleta de éxitos, y un inicio de segunda temporada que no ha dejado indiferente a nadie con todo lo que ha rodeado a la actualidad del conjunto bilbaíno desde el primer día de pretemporada.

El periodista Jon Rivas es redactor jefe de la sección de deportes en El Mundo País Vasco y autor del libro recién publicado, ‘Las locuras de Bielsa’.Conoce bien la entidad de Ibaigane desde hace años, el pasado mes de mayo publicó otro libro bajo el título ‘Athletic, paisajes, escenas y personajes’.“Es un sinvivir desde hace tres meses, no hay día sin sobresalto, y la situación no beneficia nada al equipo”, asegura Rivas.

“No me sorprende que Bielsa siga en Bilbao, es un hombre que cumple con lo que dice y es al que menos le están afectando estos asuntos. Es un tema de los jugadores con la prensa, y debería intervenir la directiva”, dice el periodista de El Mundo.

Mañana comparecerá, a las 12:30, el presidente de la entidad, Iosu Urrutia. “No esperamos que diga nada, deberá tratar todos los asuntos”, asegura. Aún sigue caliente los problemas que rodean al delantero Fernando Llorente. “En realidad no ha tenido tantas broncas con Bielsa, acabará jugando y terminará la campaña en Bilbao, pero no hay que olvidar que no ha hecho pretemporada”, insiste.

También sigue el día a día del Athletic de Bilbao el periodista del diario AS, Nika Cuenca. “Estamos atónitos. El hecho de que vuelva a salir lo que faltaba de la grabación era lógico, pero ha sorprendido que suceda justo un día después de que el capitán del equipo asegurara que no iba a volver a ocurrir”, se lamenta Cuenca.

Son días raros en Bilbao, también en la sala de prensa de Lezama. “Es una mezcla de sensaciones difícil de explicar. El que más reforzado sale es Bielsa, por su implicación y porque ha entendido perfectamente dónde está; y el vestuario ha quedado retratado por la filtración”, continúa contando desde la redacción del diario AS.

La comparecencia del presidente Urrutia parece que no ha despertado una especial expectativa a pesar de la gravedad de los hechos. “No sabemos qué va a decir, pero se somete a un fuerte chequeo, tiene que convencer con sus argumentos”, indica.

El aficionado del Athletic está en medio de toda la marejada que está afectando al club. “La afición se lo ha tomado bien, el clima en San Mamés es bueno, la gente está con Bielsa y no han hecho grandes reproches a la directiva”, asegura Cuenca.

“Esto está desestabilizando a la entidad y la gente quiere un por qué. Espero que sea el último capítulo y termine el culebrón”, desea el periodista del AS.

Desde el otro lado del charco, desde la Argentina natal de Marcelo Bielsa, las cosas se ven con otro prisma. Verónica Brunati es periodista del diario Marca desde Buenos Aires. “Me parece gravísimo que se filtre la charla con el plantel, la situación se le ha ido de las manos. En Argentina está teniendo mucha repercusión por la gravedad de los hechos, sale en todos los medios”, cuenta sorprendida.

“La gente se pregunta cuánto tiempo va a durar Bielsa con estas situaciones”, revela Brunati desde el país albiceleste. “Sorprende que siga por su temperamento y por la gravedad de lo que está sucediendo. Está afectando a su labor, pero sobre todo a uno de sus principios fundamentales que para él tiene la privacidad y la palabra. Le están faltando al respeto”, asevera la periodista argentina.

Contrasta la opinión que se maneja en Argentina con la que corre por las calles de Bilbao. “Quien lo está filtrando busca que Marcelo se vaya. Va a tener ofertas, el año pasado se pudo ir al Chelsea o al Inter, y tendrá opciones para salir de Bilbao”, advierte.

No parece que ‘El loco’ pueda volver a Argentina en el corto plazo. “Aquí lo quieren mucho o lo odian, pero no le veo dirigiendo ahora aquí, tiene cartel en el exterior”, aventura Verónica Brunati.

 

El Atlético Simeone con olor a vintage

13 Oct

El `Cholo´ Simeone es el que más manda en el Atlético de Madrid, y eso se nota sobre el césped. En silencio y con trabajo, ha sabido conformar un plantel a su imagen y semejanza, tomando decisiones impopulares, sin importarle la galería, y convencido de que su camino es el mejor para que el Atlético, su `Atleti´, vuelva a consolidarse entre los más grandes.

Conoce la casa de sobra. 165 partidos con la elástica rojiblanca, en cinco temporadas repartidas en dos etapas, le avalan (1994-1997; 2003-2005). Su mayor triunfo, haber conseguido que el equipo mame su carácter. Si algo destaca del nuevo Atlético, es ese aroma a vintage que nos traslada a la época del doblete con Pantic, Pirri, Bizcaíno, Penev, Kiko, Caminero y el guerrero Simeone. Un equipo con carácter, luchador, bregador y que nunca se rendía.

Al `Cholo´ le da igual lo que piense la gente. Él hace su trabajo. Habitualmente sigue las sesiones desde la grada y con sus silbidos corrige a sus pupilos. Los jugadores saben qué es lo que pide el míster, y el entrenador siempre va de frente con su vestuario.

Quería una plantilla larga para afrontar con garantías las tres competiciones, y la tiene. Quiso retener a Raúl García y lo consiguió. Pidió paciencia con Óliver Torres y está sabiendo manejar la situación. Sabe cómo hacer que todos sus jugadores se sientan importantes, incluso el denostado Asenjo, que por las circunstancias y por la confianza del argentino, va sumando minutos y volviendo a sentirse jugador.

Mima a su estrella, Falcao, tratándole como a uno más, y haciéndole ver que sin el resto del grupo no es nada. Hay ambiente de trabajo y entendimiento, parece que, por fin, las aguas bajan calmadas por el Manzanares, y Simeone puede trabajar con tranquilidad.

El respetable del Calderón tiene mucha culpa. Otros entrenadores han tardado años, y títulos, en ganarse el cariño de la afición. Muchos no lo consiguieron a pesar de los pesares. Simeone aterrizó en Madrid como un ídolo colchonero, y en su breve, pero intenso, periplo como entrenador, no ha hecho más que agrandar su leyenda.

El Atlético Simeone sueña con seguir visitando Neptuno.